Narración transmedia a lo largo de la saga Final Fantasy

Hace poco os trajimos un reportaje escrito por mi compañero Rodrigo Losada y yo en el que comentábamos los efectos de la narración transmedia en los videojuegos, y era nuestra intención poner algunos ejemplos de sagas conocidas. No obstante, un servidor se motivó sobremanera con el que sería el ejemplo de esta práctica transmedia en la saga Final Fantasy, por lo que al final hemos optado por darle su protagonismo en forma de otro reportaje.

Y es que ni las franquicias más grandes y conocidas se libran de contar sus historias mediante diferentes medios, y sin ir más lejos, podemos encontrar algunos ejemplos en la saga Final Fantasy de Square Enix. Si bien para muchos es conocido que tanto la séptima como la decimoquinta entrega cuentan con películas complementarias, esto se remonta a mucho más atrás, siendo Final Fantasy II el primer caso conocido.

Los orígenes del transmedia de Final Fantasy se remontan a los inicios de la saga

Final Fantasy II es conocido por muchos por ser un título que optó por seguir un estilo de juego diferente a la hora de progresar con los personajes, aunque parece que no terminó de cuajar demasiado bien. Para los que lo desconozcáis, en dicha entrega los parámetros no aumentaban por nivel sino por las acciones del jugador. Si un personaje recibía daño, aumentaba su vida y defensa, si atacaba con espadas aumentaba su daño con espadas, si usaba magia aumentaban sus pm y su fuerza mágica, y de igual forma las magias se hacían más poderosas conforme más las usabas. Algo que, desde mi punto de vista, es lo más lógico que hay.

Pero volviendo al tema, la historia que cuenta es bastante simple, carece de la profundidad característica de los FF más actuales, y uno de los escritores originales del juego, Kenji Terada, decidió ponerle remedio mediante una novela, Final Fantasy II Muma no Meikyu (Laberinto de las Pesadillas) en el cual ahonda más en los personajes, desde el grupo protagonista hasta el villano principal, el Emperador. Es de este escrito de donde sabemos que su verdadero nombre es Mateus Palamecia, por ejemplo.

Con el paso del tiempo, otros juegos han hecho uso de este sistema transmedia en mayor o menor medida, siendo otro ejemplo Final Fantasy V: La leyenda de los cristales (una serie de anime que narra los hechos que ocurren 200 años después de la obra original) o Final Fantasy XIII-2 Fragments Before, otra novela ambientada justo antes de la segunda parte de la decimotercera entrega de la saga numerada. Pero como decíamos, los ejemplos más claros los encontramos en Final Fantasy VII y Final Fantasy XV.

El gran ejemplo: Final Fantasy VII

Respecto al primero, quitando los videojuegos spin-off que pretenden completar la historia de nuestros personajes o mostrarnos qué ocurrió tras la lucha con Sephiroth (véase Final Fantasy VII: Before Crisis, Final Fantasy VII: Crisis Core y Dirge of Cerberus: Final Fantasy VII), contamos con una película (Final Fantasy Advent Children) que contaría un futuro más cercano tras la lucha antes comentada en el que Sephiroth renace gracias a los esfuerzos de Kadaj y sus hermanos (encarnaciones de la voluntad de Sephiroth).

Nada nuevo hasta el momento, puesto que la gran mayoría de jugadores fans de Final Fantasy VII conocen dicha película. Lo que tal vez desconozcan es que esta no fue la primera aparición de Kadaj, ya que debutó como antagonista de la novela Final Fantasy VII The Kids are Alright: A Turks Side Story, escrito por Kazushige Nojima, que tiene lugar justo antes de Advent Children, y se centra un poco más en nuestros amigos los Turcos.

Sin duda un claro ejemplo de las opciones que ofrece la narrativa transmedia

Y eso no es todo, puesto que existe también un pequeño OVA de anime que tiene lugar justo después de Crisis Core, donde vemos a Zack y Cloud en la camioneta a la que suben tirando al final del juego, bajo el título de Final Fantasy VII: Last Order. ¿Ya hemos terminado entonces con Final Fantasy VII? Ni mucho menos, puesto que todavía quedan en la recámara dos novelas: On the Way to a Smile, escrita también por Nojima, que ocurre paralelamente a la novela antes mencionada, pero esta vez desde el punto de vista de Tifa, Barret, Denzel, etcétera. El contenido de una de estas historias cortas, concretamente la de Denzel, se incluyó también en la versión de la película Advent Children Complete.

Finalmente, contamos con Hoshi o Meguru Otome (The Maiden Who Travels The Planet), escrita por Benny Matsuyama donde nos cuenta la historia de Aerith Gaisborough desde el momento en que deja el grupo en el juego original hasta los eventos finales del mismo, y se publicó en Final Fantasy VII Ultimania Omega, una suerte de biblia de Final Fantasy VII.

Y la decimoquinta entrega no iba a quedarse atrás

Para finalizar con esta saga, tenemos Final Fantasy XV, que pese a no haberse metido tan hasta el fondo como la anterior, sí que ha probado del néctar del transmedia en gran medida, con la película Final Fantasy XV Kingsglaive en la cual nos cuenta la historia de Nyx Ulric, un glaive real que lo da todo para tratar de proteger Insomnia del ataque del Imperio; y Final Fantasy XV Brotherhood, un anime de cinco episodios en el que nos muestra la relación de Noctis con el resto del grupo antes de comenzar su viaje a Altissia.

Finalmente, muchos recordaréis los DLC que recibió el juego para completar su historia, y entre ellos está Episode Ardyn. Pero esto es parte del videojuego, ¿por qué lo incluyes en un reportaje sobre transmedia? Muy sencillo, porque dicho DLC, junto con los que no llegaron a ver la luz (Episode Aranea, Episode Lunafreya y Episode Noctis) vienen ni más ni menos de una novela: Final Fantasy XV – The Dawn of The Future.

En esta novela escrita por Emi Nagashima bajo el pseudónimo de Jun Eishima, nos cuentan lo que habría sido la verdadera historia de Final Fantasy XV. Sin entrar en spoilers, el verdadero enemigo no es quien parece ser, y todos los personajes que Noctis conoce a lo largo de su viaje tendrán que unir fuerzas para lograr detenerle, además de proporcionar detalles interesantes de la trama como profundizar en lo que ocurre en Niflheim, ya que el juego cuenta esto de una manera muy pobre mediante algunas notas en el capítulo 13.

Conclusiones

Como podemos observar, se hace gran uso de la narración transmedia en esta saga, al igual que otras. Este hecho anima por una parte a que aquellos jugadores que consumen menos medios se lancen a ellos o viceversa, puesto que si el juego te ha gustado, es probable que la película que expande la historia también te guste, así como las novelas o cómics que pueda haber al respecto. Y es que nunca está de más recibir nuevo contenido que dé más información del mundo en el que se narran los hechos, siempre y cuando se haga de la manera correcta y no haya recortes del propio juego, vendiéndolo así incompleto, para su posteriór completación mediante otros medios. Este sería el caso de por ejemplo Final Fantasy XV, pues el final que nos cuenta no es el verdadero final que tenía reservado según los hechos de la novela.

Y aquí nos despedimos de este reportaje, esperamos que os haya gustado leerlo tanto como a nosotros redactarlo. Finalmente os recordamos que podéis seguirnos en nuestra cuenta oficial de Twitter para estar al tanto de más novedades y otros reportajes.

Escrito por: Jose García Sanjuán

Estudiante de Ingeniería Electrónica y amante de los videojuegos, sobretodo de los J-RPG (si son de Nihon Falcom mejor), aventuras gráficas o juegos de acción en tercera persona.