Opinión Inside Xbox 07/05/2020

Ayer tuvimos el placer de presenciar el ansiado y esperado primer acercamiento al gameplay de la próxima generación de videojuegos y consolas. Como siempre suele ocurrir en este tipo de citas, todos tenemos nuestras apuestas, o más bien, deseos, para las noticias que podrían darse. Algunas acaban por suceder, otras dejan un pequeño vistazo y otras ni se asoman. En esta ocasión, y teniendo en cuenta la cancelación del E3 2020, muchos éramos los que esperábamos grandes cosas en el día de ayer. Quizás un poco de Elden Ring, algo de Halo Infinite, alguna nueva IP realmente atractiva. Pero nada más lejos de la realidad, pues este Inside Xbox me ha dejado una sensación de frío general, a excepción de uno o dos títulos, pero como digo, esta es mi humilde opinión. Tras este evento, la pregunta no es si nosotros estamos preparados para la nueva generación, sino ¿está la nueva generación preparada para nosotros?

opinión inside xbox

La altas expectativas nos jugaron una mala pasada

Los usuarios siempre hemos sido exigentes y cada vez lo somos más. Es por ello que el cambio de generación siempre ha supuesto un punto de inflexión, una llamada a la ilusión, una alabanza a la tecnología. Porque la tecnología avanza lenta pero inexorable, al contrario que los gustos y exigencias de los consumidores, siendo éstos muy difíciles de predecir, y ni hablemos ya de satisfacer. Los saltos generacionales anteriores, los más cercanos, si bien han añadido diferentes mejoras a la jugabilidad y la experiencia que los videojuegos pueden ofrecer, no han sido ese gran cambio que muchos esperan a cada época. Y los fantasmas del pasado han decidido pasarse a saludar.

Este nuevo capítulo comenzaba con Bright Memory: Infinite, una especie de shooter en primera persona que mezcla armas de fuego, armas blancas, saltos, carreras verticales, enemigos a caballo entre medievales y futuristas, herramientas de agarre a distancia y un coche fantástico. No voy a entrar en sí la mezcla de elementos es la mejor, esto se decidirá cuando el juego se encuentre listo para analizar. Lo que si puedo resaltar es, al igual que ocurre en otros títulos vistos en el día de ayer, que se nota que las escenas vistas están hechas por y para el Inside Xbox. No saquéis conclusiones precipitadas, es ampliamente conocido que los estudios llevan a cabo este tipo de movimientos, sobre todo en primeros acercamientos a los títulos, pero son los datos históricos los que crean aquí mis dudas.

No es la primera vez que vemos una escena “in-game” de un juego y nos damos de bruces con la realidad cuando por fin podemos jugarlo de primera mano. Ojalá y lo que hemos visto a nivel de despliegue técnico sea, en la medida de lo posible, una fiel representación de lo que nos espera en las próximas navidades, pero permitidme ser escéptico en este aspecto. Los que hayáis visto el Inside Xbox os habréis dado cuenta de esa frase que rondaba en muchos de los anuncios, esa que indicaba que lo que estamos viendo “es representativo de la calidad visual esperada para Xbox Series X”. Es decir, no son escenas reales ejecutadas en la nueva consola.

opinión inside xbox

Exigencia y comprensión van de la mano

Pero bueno, esto no deja de ser eso, una primera muestra de videojuegos que llegarán en el último cuatrimestre de un caótico año 2020. El problema ha sido ese “gameplay reveal”, esa demostración de gameplays, lo que ha hecho que, quizás, me haya equivocado, creyendo que iba a ver grandes e imponentes trailers, mientras que lo que he recibido han sido pequeñas dosis de títulos que podrían llegar a estar bien. Sin ir mas lejos, todos esperábamos ver gameplay de Assassin’s Creed Valhalla, uno de los juegos más esperados de este año tras su anuncio hace escasos días, y, sin embargo, nos hemos encontrado con escenas in-game secuenciales. Sí, son del juego, y sí, pueden estar bien, pero no se ha enseñado nada de la jugabilidad. Sin duda, la mayor decepción del evento y eso que era la baza final de la transmisión.

No quiero centrarme solo en lo malo. Porque no todo lo que se puede extraer es malo, ni mucho menos. Si algo podemos sacar en claro de este capítulo de Inside Xbox es que la compañía norteamericana está apostando muy fuerte por las nuevas IP, así como por incrementar las conexiones con diferentes estudios -hasta 140- para mejorar los apoyos al catálogo. La variedad parece ser la tónica dominante en esta primera hornada de videojuegos, tocando géneros de terror, first person shooter, conducción, deporte o beat’em up, entre otros. Títulos como The Medium, con Akira Yamaoka, compositor de la saga Silent Hill, Call of the Sea o Chorus han sido, para mí, las mayores sorpresas del evento, a pesar de luchar contra pesos pesados como lo nuevo de Ubisoft o Dirt 5.

El hecho de que hayamos visto juegos de tan diferentes propuestas no tiene pinta de ser una simple coincidencia. Desde Microsoft llevan mucho tiempo anunciándose como un verdadero cambio en la industria del videojuego y esto solo se puede demostrar de un modo: con juegos. Juegos que busquen exprimir toda la potencia de esta nueva máquina, Xbox Series X, la cual se jacta precisamente de eso, de potencia. La respuesta a la decisión de esta variedad es sencilla: para demostrar a todo el abanico de jugadores de lo que son capaces, o de lo que pueden llegar a crear. Microsoft sabe que se encuentra en una posición de ventaja sobre su principal competidora, Sony, y está intentado expandir sus redes para captar aún más consumidores.

Y esto no solo lo está intentado a base de crear nuevos títulos para la siguiente generación, también a base de mejorar los que saldrán en lo que resta de la actual. Ese más que interesante Smart Delivery parece ser la clave para poder llevar a cabo esa suave transición entre consolas que siempre ha supuesto tantos quebraderos de cabeza, tanto para estudios y compañías como para consumidores. Yakuza: Like a Dragon o Scarlet Nexus son algunos de estos videojuegos que se verán mejorados al pasar de Xbox One a Xbox Series X.

opinión inside xbox

Sí, hay que ser exigentes, y de hecho, lo somos, pero también hay que ser comprensivos. La next-gen aún tiene mucho que mostrar y demostrar, y la primera vez que podemos ver que nos espera en unos meses no es representativo de lo que realmente obtendremos. Algunos de los anuncios que se produjeron ayer fueron realmente interesantes, pero otros me abrieron los ojos. Al igual que ocurre cuando compramos un nuevo dispositivo electrónico, no será hasta pasado un tiempo cuando podamos exprimir de verdad todo lo que nos puede llegar a ofrecer.

Escrito por: Alejandro Espacio

Estudiante del grado Ingeniería Industrial Electrónica y Automática. Gasto mis ahorros en mundos fantásticos para poder escribir y debatir sobre ellos. RPG y Acción y Aventura como escape de la realidad.