Opinión: La retrocompatibilidad de Xbox Series X y el servicio al jugador

La llegada de la nueva generación es inminente y las compañías empiezan poco a poco a desvelar sus cartas. El goteo de información es constante, probablemente debido a la crisis del coronavirus y la imposibilidad de montar un evento de presentación por todo lo alto, pero las compañías se las ingenian para que semana tras semana sean foco de discusión y se hable de sus nuevas consolas.

Creo que estaremos todos de acuerdo en que en esta ocasión es Microsoft quién lleva la delantera en lo que se refiere a la campaña de marketing de Xbox Series X. No sólo revelaron unas specs más poderosas que las de su rival PlayStation 5, con una GPU un 20% menos potente, sino que están haciendo los anuncios adecuados en el momento adecuado. Desde la llegada de Phil Spencer a la dirección de la marca Xbox ésta no ha dejado de crecer y ganar tanto en calidad como en cantidad de servicios a los jugadores, y es precisamente en ese punto donde Microsoft puede ganar la nueva batalla de una guerra que dura ya mucho y que sólo nos beneficia como jugadores.

Si Xbox Gamepass fue una de las mejores ideas jamás presentadas en la industria, lo de la retrocompatibilidad de Microsoft es una nueva victoria asegurada. Con una Sony dubitativa con el tema, incluso con algunos de sus directivos preguntándose quién querría jugar a juegos clásicos teniendo novedades, Microsoft ha sabido escuchar a la comunidad -algo tan simple y a la vez tan efectivo- y ha apostado por una retrocompatibilidad total y mejorada. Nada de consolas mini con clásicos, nada de servicio de suscripción por streaming para dichos juegos. Retrocompatibilidad total desde el día 1.

Clásicos mejorados

La apuesta de los de Redmond va mucho más allá de hacer Xbox Series X compatible con todo el catálogo de Xbox One, Xbox 360 y la primera Xbox. Quieren crear una biblioteca digital que abarque toda la colección de títulos de casi dos décadas de grandes juegos y quieren mejorar su aspecto gráfico tanto como se pueda. Inclusión de HDR, reescalado a 4K, mejoras en el framerate llegando a lograr 120 frames por segundo… Una verdadera revolución que no sólo nos brinda una biblioteca prácticamente infinita, sino que nos permite revivir nuestros juegos favoritos con múltiples mejoras, dándoles una segunda juventud y mostrando el poderío real de la consola. Todos hemos jugado a Gears 5 a 4K y 60fps en nuestra One X, pero ¿qué me diríais si pudieseis jugar a la trilogía original de Xbox 360 en esas mismas condiciones? Tentador, desde luego.

Así luce el primer Gears of War, de 2006, en Xbox Series X

Es obvio que no será como si el juego se hubiese programado originalmente para Series X, pero la capacidad de mejorar todos y cada uno de los juegos de su catálogo para adaptarlos, en la medida de lo posible, a las capacidades actuales es un grandísimo punto a favor, sobretodo para quienes tenemos centenares de juegos en formato digital.

Y lo mejor no es lo que puede hacer Series X, sino lo difícil que lo tiene la competencia para emularlo. Por todos es sabido que la complejidad del cell de PlayStation 3 fue uno de los mayores errores en la historia de la compañía, y que en PS4 se descartó la retrocompatibilidad con su antecesora desde el primer momento debido a ello.

A día de hoy Sony ha confirmado que los juegos de PS4 funcionarán de forma nativa en PS5 y con algunas mejoras en forma de tiempos de carga y resolución, medidas que quedan varios pasos por detrás de las anunciadas por Microsoft. Y la cuestión ahora es, ¿y qué ocurre con las demás generaciones? Si Xbox tiene un catálogo inmenso tras 3 generaciones, el de PlayStation le supera en cantidad y calidad. Sony debería apostarlo todo por la emulación total de su catálogo desde PSX hasta PS4 e incluir cuantas mejoras le sean posibles. Entonces y sólo entonces podrán plantarle cara a la estrategia de Microsoft y recuperar la distancia que le lleva ahora la compañía de Redmond.

Sony revela el alocado nuevo control para la PlayStation 5 - CNET ...
De momento Sony sólo ha mostrado el mando de PlayStation 5

Una futurible PlayStation 5 con retrocompatibilidad total con todas las generaciones sería un auténtico bombazo. Eliminando la obligatoriedad del pago de PS Now para disfrutar de los clásicos lograrían llegar a un público mucho más amplio mientras, en paralelo, mejoran la oferta del servicio de streaming para rivalizar con un Gamepass cada día más poderoso.

¿Será la retrocompatibilidad un factor determinante?

Una pregunta de lo más complicada. Son muchos los factores que incluyen a la hora de decidir comprar una consola: títulos exclusivos, potencia, servicios asociados, precio… Lo de la retrocompatibilidad es, desgraciadamente, un factor que siempre ha jugado un papel secundario y al que muchas compañías han querido quitarle peso. Ahora hay una que apuesta a muerte por él.

¿Aumentará las ventas lo suficiente como para resultar rentable? Es pronto para sacar conclusiones, pero lo que está claro es que se trata de un gran punto a favor, máxime en los tiempos que corren y el catálogo tan inmenso que atesora la marca. A mí, personalmente, me encanta la idea de poder volver a disfrutar de mis juegos favoritos décadas más tarde y con mejoras. Además, no sólo será a través de Series X, ya que Microsoft ya ha asegurado que están trabajando en llevar su plataforma a PC -de hecho ya han empezado y funciona realmente bien- y dispositivos móviles mediante XCloud, su servicio de streaming en la nube. El futuro de Xbox es brillante y el silencio de Sony incómodo.

Escrito por: Daniel Funes Castillo

Webmaster de Legión de Jugadores. Fanático de los videojuegos con 3 años, empecé con Super Mario World y desde entonces no he parado. Busco crear una comunidad abierta y tolerante dónde todos puedan participar y dar su opinión.