Opinión: Sony pone el piloto automático

Sony quiere convertirse en la compañía de blockbusters del sector del videojuego. Sólo así se entiende la información publicada por Bloomberg de la mano de Jason Schreirer. Tras los cambios en la dirección de la compañía en PlayStation tienen muy clara su estrategia: apuesta total y absoluta por los triple A, por sus sagas más conocidas, y un completo desentendimiento hacia aquellas IP’s o sagas que no gozan de tan buena crítica o que no consiguen unas ventas apabullantes.

Todo se desprende de las informaciones compartidas por Schreirer, en las que diversas fuentes confirman que Sony puso a Bend Studios, autores de Days Gone, como equipo de soporte para Naughty Dog, trabajando en un título multijugador desconocido y en el nuevo Uncharted. Todo ello después de negarles la posibilidad de llevar a cabo Days Gone 2. No es el único movimiento en esta dirección, ya que Sony utilizó a Visual Arts Service Group, un estudio creado como soporte de otros, para trabajar en remakes de sus títulos más exitosos. Sin embargo rápidamente cortó su ambición; nada de relanzar el primer Uncharted, demasiado trabajo. Mejor un remake del primer The Last of Us, así aprovechan el trabajo realizado en el remaster de PS4.

Aunque no hay filtraciones al respecto, esta estrategia nos ayuda a entender el abandono de Sony por el público oriental y en especial a su Japan Studio, del que cada mes conocemos algún miembro que se marcha. ¿Qué está haciendo Sony?

Personalmente apuesto por la intención de Sony de crear un ecosistema de ocio digital. El remake del primer TLOU tiene sentido si tenemos en cuenta que HBO Max está preparando una serie sobre la franquicia. Seguir con Uncharted también tiene sentido, la película protagonizada por Tom Holland sigue adelante pese a los múltiples retrasos. La cuestión es: ¿que nos queda? Sony siempre ha gozado de muy buena fama sobre el trato a sus propios estudios y el mimo dedicado a sus títulos exclusivos. Hemos visto maravillas de todo tipo: Ape Escape, Gravity Rush, Syphon Filter, Horizon Zero Dawn, Ratchet & Clank… Sin embargo la compañía prefiere optar por sota, caballo y rey. Horizon, Uncharted, TLOU, God of War… y poco más. La compañía ha decidido sacrificar decenas de IP’s magníficas en pos de poner todos los huevos en la cesta del blockbuster.

Nadie duda de la calidad de los estudios internos de Sony y de lo geniales que serán God of War Ragnarok u Horizon Forbidden West, pero por el camino perdemos creatividad, nos arriesgamos a no ver nunca más obras como Astrobot, Dreams o Little Big Planet. ¿Es ese el futuro que queremos? La estrategia le viene al dedillo a Microsoft, compañía que está reclutando pequeños y grandes estudios, brindándoles todas las herramientas, presupuesto y libertad que necesiten para que desarrollen sus propios juegos con independencia y comodidad. No es mala opción, la política de Microsoft ha sido muy clara: todo sus juegos a Xbox Game Pass el día uno, y está más que demostrado que en los servicios por suscripción los usuarios son más proclives a experimentar y darle oportunidades a títulos que, de tener que pagar individualmente, nunca probarían. Una oportunidad fantástica para debutar con nuevas IP’s completamente innovadoras y transgresoras, además de un servicio estupendo para disfrutar de las obras más potentes del sector como Wolfenstein, Halo o Forza Motorsport.

Si tenemos que tomar como vara de medir el caso de los blockbusters del cine lo cierto es que el público terminó hastiado de ver siempre lo mismo, lo cual, gracias a la aparición de servicios de suscripción, permitió que el consumo se diversificase y que obras más originales que no habrían gozado de protagonismo alguno en la cartelera tuvieran un hueco para poder mostrar su potencial. Quién sabe, quizá con la llegada de servicios como Xbox Game Pass, Stadia Pro o GeForce Now pase lo mismo con los videojuegos. Personalmente… ojalá sea así. Los blockbuster son como los durums, de vez en cuando está bien ser inconsciente y tomarse uno, pero si te pasas todo se vuelve una mierda.

Escrito por: Daniel Funes Castillo

Webmaster de Legión de Jugadores. Fanático de los videojuegos con 3 años, empecé con Super Mario World y desde entonces no he parado. Busco crear una comunidad abierta y tolerante dónde todos puedan participar y dar su opinión.