Ponemos a prueba el mando PowerA para Nintendo Switch

Hay muchas ocasiones en las que por un motivo u otro necesitamos un mando que no sea el Joy-Con de la propia Nintendo Switch. Es cierto que es muy útil poder usar los dos mandos de forma independiente. Pero aún para jugar con alguien, este no es siempre el mejor modo de juego.

Seamos sinceros, medio mando para muchos no es el tamaño perfecto para picarte con alguien a Mario Kart 8. Por eso, de la necesidad de un mando que no se sienta como un juguete en mis manos (y que uno de los Joy-Con en menos de un año tenía el fallo de quedarse pillado el joystick y moverse solo y el SAT tardó un mes en devolverlo reparado), pude poner a prueba este mando.

Ponemos a prueba el mando PowerA para Nintendo Switch

Mejor disposición

Lo primero a tener en cuenta es que el mando es muy cómodo en las manos. Ahora bien, si hay un punto fuerte de este mando frente a los Joy-Con originales es su cruceta analógica. Aunque tampoco hay que pasar por alto el mayor tamaño de los botones.

Otro punto fuerte es la disposición de los botones <<Home>> y de captura de pantalla. Algo que he aprendido compartiendo los Joy-Con es la facilidad de pulsar por error el botón <<Home>> en mitad de una partida. No son pocas las veces que tu rival aprieta el botón sin querer y te saca de la partida cuando le vas ganando. No voy a entrar en que casualmente no ocurre cuando esa persona te va ganando a ti.

Mando PowerA para Nintendo Switch vista frontal
La mejor disposición de los botones <<Home>> y capturar pantalla evita pulsarlos accidentalmente

Mando para largas sesiones de juego

Centrandonos en el PowerA, se trata de un mando que se siente más robusto que los Joy-Con. El acceso a botones y palancas es muy cómodo debido al mayor tamaño y mejor ergonomicidad. Por ponerle un fallo, los joysticks al tacto se notan muy de plástico. Como recomendación, esto se soluciona con unos grips para dar algo más de comodidad a estos.

Mando PowerA para Nintendo Switch visto con rotación para mejor apreciación de los joysticks
Al no ser de goma los joysticks se hace necesario el uso de grips

Con esto no quiero decir que sean incómodos. Simplemente que, al no ser de goma, la parte donde apoya el pulgar se nota más dura y se hace necesario el uso de los grips. Más aún si lo vas a usar en largas sesiones de juego.

Aunque no se trata de un mando inalámbrico, debido a la longitud del cable que incluye (3 m.) podremos jugar cómodamente sin preocuparnos. En mi caso, el modelo por el que he optado es el que lleva un diseño de Charmander, aunque hay para todos los gustos.

Banco de pruebas

Aunque está muy bien describir las características técnicas para que os hagáis una primera idea, para conocer bien cualquier elemento de hardware lo mejor es probarlo. Mi experiencia con el mando ha sido muy buena. Tengamos en cuenta que no es un mando Pro, ni pretende serlo, pero en relación calidad precio es una gran opción.

Mario Kart 8

Este tipo de juegos, son los que de verdad marcan la diferencia entre un mando u otro. Como he comentado es muy práctico separar el Joy-Con y jugar cada uno con una mitad, pero no es cómodo. Los mandos de Nintendo Switch en este modo son muy pequeños y hacen que el joystick y los botones queden demasiado juntos. La ergonomicidad queda reducida a su mínima expresión. Esto hace imprescindible el uso de otro mando para estas situaciones. El PowerA, por su tamaño, peso y forma, así como por su precio es una gran opción para estas situaciones.

Joy-Con originales de Nintendo Switch
Mandos Joy-Con listos para compartir con otro jugador. En este modo llegan a ser muy incómodos sobretodo en largas sesiones de juego

Retro

Como retro he tenido en cuenta los juegos de 8 y 16 bits de la consola virtual y juegos actuales de estética pixel art. Como he comentado antes, uno de los puntos fuertes del mando es la cruceta analógica. Es en este tipo de juegos donde realmente se llega a echar en falta en los Joy-Con. Creedme, no es igual jugar al Mario Kart original de la Super Nintendo con esos botoncitos del Joy-Con izquierdo que con una cruceta en condiciones. También he realizado pruebas con River City Girls y la historia se repite, al ser un juego de scroll lateral es mucho más cómodo, al menos para mi estilo de juego, usar la cruceta que los botones de dirección o joysticks.

Conclusiones

Creo que es evidente que Nintendo Switch tiene un serio problema de ergonomicidad en su diseño, tanto usando dos Joy-Con como un solo mando, como por separado, donde esto se acentúa aún más. Esto hace imprescindible el uso de un mando más cómodo, sobretodo para partidas contra otros jugadores o largas sesiones de juego.

No estoy diciendo que se necesite un mando PRO para unas partidas sin más fin que el lúdico, pero sí se necesita que el mando no te haga sentir limitado. Con esto llego al otro gran problema del Joy-Con, su cruceta analógica, o más bien la falta de esta. Nintendo decidió en el diseño prescindir de esta en beneficio de los botones de dirección. Que son prácticos para compartir el mando, pero no para juegos donde necesitamos ese control.

Agradecimientos

Esperamos que esta pequeña opinión sirva de ayuda a la hora de elegir un mando. Actualmente no hay demasiados fabricantes de mandos para Nintendo Switch con licencia oficial y a un precio competitivo. Por eso, encontrar uno que cumpla esto, sea mejor que el Joy-Con y que además tenga muchos diseños para elegir siempre es de agradecer. Solamente decir que os invitamos a seguirnos en Twitter si aún no lo hacéis para estar al día de todas las novedades.

Escrito por: Isaac Gonzalez Pulido

Técnico de soporte con una malsana obsesión por despiezar ordenadores y videoconsolas. MVP de la Comunidad PlayStation hasta su cierre y apasionado en general de los videojuegos desde pequeño. En ocasiones doy charlas de ciberseguridad en colegios.