Primeras impresiones de la demo de Final Fantasy VII Remake

Finalmente tras una larga espera desde que se anunció que habría demo de Final Fantasy VII Remake hemos podido descargarla hoy. A tan solo un día del que iba a ser la fecha inicial de lanzamiento del remake, por fin podemos probar en esta demo algunas mecánicas que estarán presentes en el título, centrándose principalmente en el combate y la exploración. Sin más dilación pues empezamos con estas primeras impresiones. NOTA: Avisamos de que el texto contiene spoilers.

Final Fantasy VII Remake

Demo escueta

La demo que nos ocupa hace las veces de introducción del título. Empieza con una nostálgica cinemática en la que vemos a Aerith con sus flores en las calles de Midgar. Conforme se va alejando la vista, mostrando una visión más general de la ciudad donde ocurrirá toda la acción de esta primera parte del remake, la música introductoria empieza a sonar con ciertos retoques. Cuando alcanza la cúspide tanto gráfica como musicalmente, aparece el logo del juego, para después acercarnos hacia la zona donde empieza la acción. Todo tal y como lo recordamos del título original, y lo cierto es que toda la demo es bastante fiel a esta primera misión en el reactor mako nº1.

Recorreremos las renovadas instalaciones de este reactor con el objetivo de destruirlo, como un mercenario contratado por el grupo terrorista Avalancha. Desde los primeros combates hasta la batalla final contra el guardia escorpión y la huída del lugar, remarcamos la fidelidad con la obra original. El único problema de esta demo es que se hace demasiado corta, ya que en media hora puedes haberla terminado si vas muy lento. No presenta gran problema, puesto que pese a su brevedad, da tiempo a habituarse ligeramente al sistema de combate y a sus mecánicas, de las cuales hablaré en otro apartado. Para más inri, y esto ya es opinión más personal, se podría haber alargado la demo un poco para poder llegar a ver los tutoriales sobre las materias y su funcionamiento para así poder ver su uso en este remake, ya que durante esta misión no se hace hincapié en ello.

El modo clásico es tu amigo

Tras una pasada con detenimiento en modo de dificultad normal, decidí hacer una segunda pasada saltándome las cinemáticas (gracias a esto puedo comentar que los tiempos de carga son bastante breves) para probar este modo clásico, seleccionable desde el principio como una dificultad más. Ya sabíamos algunas cosas sobre este modo, y es que está ideado para aquellos jugadores más puristas que quieren disfrutar de esta experiencia de un modo más similar a como era en el título de PlayStation. Con este modo, los personajes atacarán automáticamente, dejando al jugador la única tarea de seleccionar comandos cuando se llenen las barras BTC (dichas barras se llenan al atacar).

Final Fantasy VII Remake

Y si bien esto podría parecer en un principio algo aburrido en el sentido de que el juego se juegue solo, lo cierto es que a mí me ha convencido por el simple hecho de que podemos seguir controlando a los personajes como si este modo no estuviera activado. Y es que el modo clásico solamente se activa si no hacemos nada, pero el juego le da prioridad a nuestras acciones como jugador frente a las decisiones de la IA. Por lo tanto, seleccionar el modo clásico puede funcionar bien para optimizar las batallas más sencillas sin perder la posibilidad del control manual. De hecho, en el siguiente vídeo podéis verme en acción en algunos combates alternando entre ambos modos. Reconoceréis sin problema cuando no esté tocando ningún botón de ataque por el mensaje que aparecerá en pantalla con la palabra «Automático» al seleccionar a un enemigo.

El sistema de combate es bastante fluido

A la hora de batallar, como podéis ver en el vídeo, los combates son dinámicos y fluidos, se nota que el juego está bien pulido en ese aspecto y presenta una gran y notoria mejora desde su hermano pequeño Final Fantasy XV, donde en ocasiones la cámara decidía que era buena idea mostrarte ese arbusto. O los cambios bruscos de movimiento al controlar a los personajes. Todo esto se ha visto resuelto de buena manera en Final Fantasy VII Remake, por lo que la experiencia jugable será más divertida.

Los combates son sencillos, aunque al ser un action RPG el jugador debe estar atento en todo momento. Cuenta con ataques básicos en el botón cuadrado, una técnica especial característica de cada personaje en el triángulo, círculo para esquivar, R1 para cubrirse y X para seleccionar los comandos. Bajo las barras de vitalidad y PM encontramos la barra BTC con 2 segmentos, que se va llenando conforme los personajes atacan o usan sus habilidades de triángulo si procede. Por ejemplo, con esta habilidad, Cloud se pone en una posición más ofensiva que aumenta el ataque a expensas de la velocidad, y le permite contraatacar. Para Barret, se trata de una andanada de disparos de su brazo arma que deberá recargar antes de volver a usar. Una vez lleno aunque sea un segmento de la barra BTC, el jugador podrá utilizar comandos.

Seleccionar comandos y accesos rápidos

A la hora de utilizar estos comandos encontramos 3 opciones principales: habilidades, magias y objetos. Todo lo que ofrece la demo cuesta un solo segmento, aunque es probable que en el juego final haya cosas que ocupen más. Para dar dinamismo al juego y evitar que se pause mientras el jugador selecciona comandos pulsando el botón X (sí, al pulsar el botón, el juego se para para dar tiempo a elegir), existen los accesos rápidos. Tal y como pudimos ver en los Kingdom Hearts, con el botón L1 y (cuadrado/triángulo/círculo/X) podemos realizar ya sea habilidades, magias u objetos en medio del furor del combate (siempre que tengamos barra BTC, claro).

Además, al atacar a un enemigo sin descanso, aumentará la barra de vulnerabilidad (parecida a la que vimos en Final Fantasy XIII pero no tan potente). Cuando hagas suficiente daño, estos quedarán fatigados, y mientras estén en este estado, las habilidades y magias aumentarán más la barra de vulnerabilidad, hasta llenarse y dejar al enemigo en estado vulnerable. Cuando esto pase, el enemigo recibirá más daño. Esto es ideal y necesario para los enemigos más fuertes.

Y para finalizar este apartado, destacamos que el jugador puede cambiar a voluntad el personaje que esté controlando. En la demo, solamente podemos elegir entre Cloud y Barret. No obstante, no es imprescindible realizar este cambio si lo único que queremos es utilizar habilidades del otro personaje, ya que al abrir el menú de comandos con X, podemos seleccionar comandos tanto del personaje al que estemos manejando como los de los demás. No obstante, se siente bien esta forma de cambio, y realmente sientes que sirve de algo, ya que para las habilidades de triángulo por ejemplo sí es necesario controlar al personaje cuya habilidad queramos utilizar.

Aspecto audiovisual muy pulido

Desde aquellos polígonos que nos encontramos en el título original han pasado ya unos cuantos años, y en todo este tiempo el apartado gráfico se ha llevado a niveles estratosféricos en algunos juegos. Final Fantasy VII Remake no será de esos títulos que te dejen boquiabierto con sus gráficos, pero lo cierto es que están bastante bien. Además, se nota que el juego está bien optimizado en cuanto a la fluidez constante, sin bajones de FPS ni lageos momentáneos. Ahora falta esperar que el juego final mantenga esta optimización, pero es probable que así sea.

En cuanto al apartado sonoro, todos los temas que suenan en esta demo son muy parecidos a los originales, aunque con algunas modificaciones, como por ejemplo añadir parte de la letra de One Winged Angel muy sutilmente en el tema de incio.

Conclusiones

Si bien la demo de Final Fantasy VII Remake muestra muchos de los aspectos más importantes del título como pueden ser la fidelidad a la obra original, los combates pulidos, el modo clásico y algunas mecánicas de exploración como los cofres, cajas rompibles e interacciones con ciertos elementos del entorno como escaleras y tal, lo cierto es que no le habría venido mal estirar unos diez minutos más para poder dar un primer vistazo también al sistema de materias, que es de lo más importante que tiene el juego a la hora de prepararse para la acción. Por otra parte, el factor nostalgia y los buenos diseños de personajes y escenarios ayudan a calmar un poco el hype que puede haber para con el juego final, y sin duda os recomiendo probarla antes de haceros con el juego y sobretodo, os animo a probar el modo clásico.

Para finalizar, os recordamos que Final Fantasy VII Remake tiene previsto su lanzamiento para el próximo 10 de abril de 2020 para PlayStation 4, donde será exclusivo hasta abril de 2021. Finalmente, podéis seguirnos en nuestra cuenta oficial de Twitter para estar al tanto de más novedades.

Escrito por: Jose García Sanjuán

Estudiante de Ingeniería Electrónica y amante de los videojuegos, sobretodo de los J-RPG (si son de Nihon Falcom mejor), aventuras gráficas o juegos de acción en tercera persona.