Primeras Impresiones – Valheim

Un Early Access creado por un equipo de cinco personas ha roto por completo los esquemas de este 2021. Se trata de Valheim, un videojuego de supervivencia y sandbox creado por Iron Gate Studio y publicado por Coffe Stain Studios. Tras lanzarse su acceso anticipado el pasado 2 de febrero para PC, Valheim ha logrado vender más de cinco millones de copias en un mes. Después de numerosas horas de juego, hemos querido mostraros nuestras primeras impresiones de Valheim. Venid preparados, llevad víveres y armas, la travesía será larga y dura:

El viaje del héroe

«Un guerrero muerto en batalla, las Valquirias llevaron su alma a Valheim, el décimo mundo nórdico. Rodeado de criaturas del caos y antiguos enemigos de los dioses, eres el guardián más joven del purgatorio primordial, encargado de matar a los viejos rivales de Odín y poner orden en Valheim.»

Así da comienzo Valheim. Tras aparecer completamente desarmados en medio de la nada, un vasto mundo generado proceduralmente que nos incita a explorarlo nos espera, pero cuidado, no será fácil. Esto es exactamente lo que define todo el juego: la exploración. Durante las largas horas de búsqueda de provisiones, nos encontraremos tierras místicas y misteriosos lares allá por donde pasemos, y de lo más variados: cadenas montañosas repletas de nieve, profundos bosques, prados inmensos… todos ellos rodeados por criaturas legendarias que nos dificultarán el viaje. Porque Valheim es, entre otras muchas cosas, una aventura.

La vida en Valheim no será sencilla, es un mundo con muchísimo potencial pero, a su vez, con innumerables peligros. Al igual que ocurre en Minecraft, lo primero que debemos hacer es conseguir madera para crear armas ¿Y cómo vamos a hacerlo? A puños, por supuesto. Pero al contrario de lo que ocurre en otros juegos, la amenaza aquí es constante. Cualquier cosa podría costarnos la vida, hasta la caído del árbol que estabamos talando. Hay monstruos, animales salvajes, mazmorras, jefes, caídas altas, temporales extremos… Todo lo que nos rodea podría matarnos, y justamente ahí se encuentra otro de los puntos a favor del juego. Se trata de un videojuego de supervivencia, y cada elemento que lo compone lo deja claro.

Tendremos que armarnos y construir un refugio para poder defendernos de los monstruos que hay en el mundo. A su vez, la recolección es vital para nuestra supervivencia, tendremos que buscar materiales para crear infinidad de cosas: armas para luchar, armaduras para aumentar nuestra defensa, comida para saciarnos, fortalezas para vivir y almacenar nuestras pertenencias, entre otras muchas opciones. Porque si pensabas que podrías cargar con diez kilos de cobre, uno de carne, todas las herramientas y armas, llevando una armadura de hierro estás muy equivocado ¿Puede que todas las dificultades que nos coloca Valheim en el camino haga que la experiencia de juego sea más satisfactoria, divertida y adictiva? Confieso que es precisamente lo que me ha ganado por completo.

La vida vikinga, la vida mejor

Las oportunidades que nos brinda Valheim son infinitas. El mundo está a nuestro alcance y tenemos libertad absoluta para hacer lo que nos plazca. El mundo es inmenso, hay una gran variedad de objetivos a conseguir y el aprendizaje es esencial. Por ejemplo, si queremos inspeccionar las montañas de nieve, no podremos hacerlo de buenas a primeras, ya que el frío nos mataría. En primer lugar, debemos obtener una poción temporal que nos permita atravesar las montañas sin recibir daño. Y aunque tengamos esa poción, hay que tener cuidado con las manadas de lobos que viven en las montañas. El no saber qué podría pasar en cada incursión es una sensación refrescante. El desconocimiento le da un punto de emoción al juego que te incita a buscar todos sus secretos. Y al haber tantas posibilidades llega a ser hasta abrumador, en el mejor sentido de la palabra.

El juego contiene un sistema de niveles que irá subiendo nuestras habilidades según vayamos practicándolas. Cuanto más corras, más subirá el nivel y mayor será la velocidad a la que lo hagas. Y así todas las mecánicas con las que cuenta el juego, incluso podemos subir el nivel de salto, y si lo subes demasiado podrías tener daño de caída. Valheim es aprendizaje, es novedad y es adquirir experiencia de nuestros errores.

Una de las razones por las que jugar al título de Iron Gate ha resultado tan satisfactorio ha sido jugar con amigos. Nos repartíamos las tareas, nos podíamos dividir para abarcar más terreno y reunirnos para investigar mazmorras o matar a las diferentes criaturas que había por el mapa. Pero puede que esto no se adapte a todo el mundo ¿Es posible disfrutar jugando a Valheim solo? Sí, desde luego, pero jugar con gente no solo es más divertido, si no más óptimo. Podremos hacer cada uno de los objetivos por nuestra cuenta, pero nos supondrá un esfuerzo mucho mayor y costará mucho más tiempo hacerlo.

Hasta el infinito y más allá

El juego tiene un gran potencial, pero para que pueda llegar a ser un buen título el día de su lanzamiento deberán pulir las grandes ideas que tiene. Un ejemplo de ello es la forma de transportar los objetos: si yo quiero llevar un buen número de lingotes de hierro no voy a poder hacerlo sola. Llevar mucho peso te cansa y no es posible cruzar portales con ellos encima. La única opción es transportarlos en pocas cantidades o entre varias personas. Y hay diferentes ejemplos de este tipo de problemas, como si le faltaran opciones al juego.

Otro apartado que deberían mejorar es el artístico, ya que aunque sea excepcional en numerosas partes, es un juego que visualmente es bastante feo. Un lavado de cara le vendría bien, en cosas como los menús, que son un tanto toscos. Si desarrollaran un poco más el arte del juego, podría atraer a muchos más jugadores. Aunque no todo hay que mejorarlo, la banda sonora del juego es muy agradable y acorde con la temática nórdica que integra el juego.

Valheim es un Early Access que no parece un Early Access. Tiene tantísimo contenido y tantas formas de obrar durante las horas de juego que me parece impensable para un juego de acceso anticipado. Y no solo eso, sino que además tiene margen de mejora y un potencial tan grande como tuvo el mismísimo Minecraft en su día. Viendo el juego como está a día de hoy, espero grandes cosas de él cuando se lance oficialmente al mercado.

Valheim está disponible para PC en acceso anticipado desde el 2 de febrero por 16,79€. Podéis encontrar más información sobre el título en nuestra web. Y no olvidéis seguir nuestra cuenta de Twitter para estar al tanto de todas las novedades de la industria.

Escrito por: Noe Arredondo

Jugadora desde que elegí a Charmander en el Pokémon Azul. Defensora acérrima de los videojuegos como forma de arte y hago chistes cuando estoy incómoda.