Ratchet & Clank: Una Dimensión Aparte: ¿Podemos hablar ya de next-gen?

El próximo título del estudio californiano abre un melón interesante: ¿estamos ante el primer juego etiquetado propiamente como next-gen?

En 1 mes llegará a nuestras casas Ratchet & Clank: Una Dimensión Aparte, el nuevo título de la franquicia estrella de Insomniac Games. El lombax y el robot más conocidos de la galaxia aterrizarán por todo lo alto en la famosa ventana de lanzamiento de PS5, los ilustres primeros meses de vida de la consola que ya han recibido, en exclusiva, juegos como Demon’s Souls o Returnal. Tras numerosos tráilers, vídeos y adelantos de la propia Sony, con este juego ha nacido una corriente que lo señala como el primer juego representativo de la next-gen, etiqueta que parece haberse ganado con la espectacularidad de su gameplay, la increíble dimensión (chiste fácil) de sus escenarios y el excelso uso que hará del SSD, disco duro de PS5 que permitirá reducir al mínimo los tiempos de carga. Pero hoy, como punto de partida de esta mini serie dedicada a la IP de PlayStation, me planteo la siguiente duda: ¿realmente podemos hablar ya de next-gen con Ratchet & Clank: Una Dimensión Aparte?

El pionero a mitad de la cola

La respuesta corta sería no. La respuesta larga sería nooooo (venga, último chiste, promesa). Ahora en serio. Ratchet & Clank: Una Dimensión Aparte luce espectacular, esto es innegable. El título de Insomniac Games ha demostrado músculo gráfico desde el primer momento, mostrando escenarios increíbles que, además, cuentan con tiempos de carga mínimos. Este factor ha sido crucial a la hora de juzgar la categorización de la obra. Si bien el inicio de esta generación está siendo pausado, pudiendo tildarlo incluso de extremadamente rutinario, la misma ya nos ha dejado juegos como The Medium o los ya mencionados Returnal y Demon’s Souls. Además, en el terreno del PC, contamos con juegos como Microsoft Flight Simulator, un auténtico portento técnico, o Half Life: Alyx, un juego tan revolucionario que, dentro de muchos años, hablaremos de lo adelantado que fue. Por ello, defiendo que mi respuesta sería no, Ratchet & Clank: Una Dimensión Aparte no da el pistoletazo de salida a la nueva generación. Y no lo da porque es uno de los primeros eslabones de una cadena que ya empezó hace meses.

Para mí, Demon’s Souls ya era next-gen, siempre y cuando sigamos esta concepción cada vez más difusa de separación entre generaciones (¡hola Switch, saludos a ti también PC!). El remake a cargo de Bluepoint Games luce espectacular, y su potencia gráfica sumada al provecho que saca del SSD hace de este uno de esos primeros “techos técnicos”. Pero, claro, hablamos de un juego de principio de generación, no soy capaz de imaginar qué será lo siguiente que, por ejemplo, saque Naughty Dog al mercado. Además, la revisión del juego de Miyazaki sacaba cierto provecho del DualSense, uno de los mayores atractivos de PS5. Por ende, Astro’s Playroom también podría entrar en esta categoría, ya que si bien no hablamos de un portento técnico (gráficamente hablando), sí que nos encontramos ante un juego que, además de cumplir con creces, saca el máximo partido posible a las diferentes funcionalidades de PS5. Otro caso similar sería el del reciente Returnal, título de Housemarque que, si bien muchos señalan que podría haberse concebido como un juego de PS4, apoyando esta teoría en la calidad visual que ofrece, no deja de ser cierto que es prácticamente imposible concebir este juego fuera de las posibilidades del nuevo sistema de Sony.

Returnal funciona extremadamente bien. El roguelike exclusivo de PS5, una de las principales sensaciones del año, va de la mano con las prestaciones de la consola. Gráficamente no estamos ante uno de estos juegos que te quitan el aliento, como si pudo ser aquel The Order 1886 tan criticado, o su primo lejano Ryse: Son of  Rome, otro juego vapuleado por no haber llegado en el momento preciso. La multitud de elementos presentes en pantalla, que justifican su existencia por la premisa bullet hell del título, son impensables fuera de PS5, ya que la inoperatividad de este elemento restaría mucho al resultado final de Returnal. The Medium, con su concepción de trabajar en dos realidades diferentes al mismo tiempo, también hace uso de la tecnología que ofrece Xbox Series X|S. En la vertiente de Microsoft no existe apuesta por tecnología háptica, sus títulos parecen destinados a mostrar músculo gráfico y sacar el máximo partido a las prestaciones del sistema. Y eso es algo que, aún con ciertas limitaciones, consigue hacer The Medium.

Expectativas comprensibles y descontroladas

Aún así, es entendible que ciertas voces apunten al estreno de la next-gen con este juego. Si bien podríamos utilizar cualquiera de los ejemplos mencionados como puntas de lanza de la actual generación, Ratchet & Clank tiene un algo que justifica el hype que existe alrededor del juego. Estamos ante una marca reconocida con más de una decena de juegos a sus espaldas, un caballo ganador que apunta a vender millones de copias. Las aventuras del lombax y su compañero robot encajan bien con toda la familia, y a estas alturas a nadie se le escapa que Insomniac Games es sinónimo de diversión y calidad. Marvel’s Spider-Man, Resistance, los primeros Spyro o el “denostado” Sunset Overdrive son una buena prueba de ello. Los juegos del estudio californiano son jugabilidad pura, y tras apuestas tan poco generalistas como Returnal, Demon’s Souls o The Medium, se entiende que la industria quiera el bien común. Hablamos de un futuro megatón, un caramelo tan dulce y bonito que está destinado a arrasar en ventas. Y, si se confirman las buenas sensaciones que nos quedan tras lo que ha enseñado PlayStation, parece que la crítica también respaldará este lanzamiento.

Por tanto, si nos ponemos románticos, sí podemos hablar de next-gen para referirnos a Ratchet & Clank. La “rata con ray-tracing”, tal y como llama el juego nuestro (incomprensiblemente) querido Rodrigo, apunta a ser uno de los juegos del año. Tiene todos los alicientes: es una franquicia reconocida, luce espectacular y alberga diversión a raudales. Quizás no es una apuesta tan arriesgada como The Medium o Returnal, y ni de cerca es una revisión de un clásico tal y como lo es Demon’s Souls. Es, simple y sencillamente, un nuevo Ratchet & Clank, uno con el subtítulo Una Dimensión Aparte. Sacará provecho del SSD de PS5, nos permitirá jugar como Rivet (nueva lombax, lo siento Ángela) y, por el camino, nos regalará una jugabilidad cuidadísima, ya que este es uno de los sellos de calidad de Insomniac Games. Hablamos de apostar al caballo ganador, un resultado que comprobaremos el próximo 11 de junio.

Escrito por: Abelardo

Con un mando en las manos desde que tengo uso de razón, empecé con una Super Nintendo y desde entonces no he parado. Lector ocasional, apasionado por los mundos de Miyazaki y nieto de Lolita y Juan.