Repasando 2020: Nuestros GOTY’s del año

En unos meses marcados por una pandemia que cambió nuestra forma de concebir el día a día, el cambio de generación y la ingente cantidad de obras magníficas han supuesto un soplo de aire fresco que, por descontado, ha servido a muchos para sobrellevar un año bastante duro. Con títulos como Animal Crossing: New Horizons, Doom Eternal, Final Fantasy VII Remake o The Last Of Us Parte II, 2020 llega a su fin coronándose como uno de los mejores años de la historia del sector. Así, tras hablaros la semana pasada de nuestro top 3 de la generación, en esta ocasión nos hemos querido reunir para dedicar unas pequeñas líneas a los mejores juegos del año.

Alejandro Espacio – Final Fantasy VII Remake

El elenco de videojuegos de este año ha sido espectacular, algo que se ha traducido en una lucha encarnizada por el premio a Mejor Juego del Año en una gala que a cada año que pasa pierde más credibilidad, dejando la esencia de los videojuegos a merced de la publicidad y la generación de hype venenoso.

Pero dejando a un lado la máscara de los premios, cada uno de nosotros tiene ese juego que, por las razones que sean, ha calado más hondo que los demás durante los últimos 12 meses. Grandes títulos han emergido durante este aciago año, como DOOM Eternal, Animal Crossing: New Horizons, The Last of Us Parte II o el inesperado Hades. Ante producciones de tanta calidad, son los detalles los que marcan la diferencia y, en mi caso, los detalles son una fecha, la del 20 de junio de 2008.

A pesar de que comencé mis andaduras en el universo de Final Fantasy VII gracias a Crisis Core, tal fue el impacto que tuvo sobre mí que no seguí adelante. Nunca he jugado al FF7 original, como comenté en el debate sobre el remake. En parte, porque ya sabía algunos de sus spoilers más importantes. Pero sí tengo varias horas contrastadas en la compilación, por eso acogí la llegada de Final Fantasy VII Remake con ansia y no me defraudó ni lo más mínimo. Terminé esta primera parte de la aventura de Cloud y Avalancha abrazando el juego, como ya hice en 2008 al terminar Crisis Core.

Con esto quiero decir que la nostalgia juega un papel protagonista en el título de Square Enix, pero que mis palabras no lleven a malentendidos. Final Fantasy VII Remake es mucho más: emoción, intensidad, tensión, risas y esperanza, aderezado con un sistema de combate sublime y una BSO a la altura de la leyenda. Nomura, Nojima y Kitase, con vosotros hasta el final.

Twitter – @alespaciore

Noelia Arredondo – The Last Of Us Parte II

2020 ha sido un año difícil. Demasiados cambios, demasiado estrés… Pero un rayo de esperanza nos ha mantenido a flote en este mar de incertidumbres: los videojuegos. Una salida ante la abrumadora realidad, una forma de huir aunque sea temporalmente de todo. Este año, más que en ningún otro, me he apoyado en ellos para mantenerme cuerda. Y una de las pocas formas que tengo para agradecérselo es dedicarle este pequeño apartado al mejor juego del año. Ha sido una decisión complicada, he tenido que poner en una balanza lo que me ha aportado cada título y lo que ha significado para mi.

Por un lado, las horas que he pasado en Animal Crossing: New Horizons son impagables. Ha sido uno de mis salvavidas este año. Pero si me pongo a pensar en el juego que, literalmente, trastocó mi mundo por completo, ese es The Last of Us Parte 2. La primera parte de la saga me gustó muchísimo, era una historia de zombies con unos personajes increíbles y un final difícil de superar. Esperaba que esta secuela siguiera en la línea de su antecesor, sin cambiar demasiado lo que habían sembrado. El juego que esperaba no se acercaba ni un poco a lo que era en realidad.

Ningún título antes había jugado de esta manera con mi cabeza y mis sentimientos. De dejar los créditos hasta el final, mirando una pantalla en negro y el centenar de nombres sin llegar a creerme lo que acababa de vivir. Los increíbles gráficos, personajes carismáticos e inolvidables, jugabilidad adictiva y la narrativa… harina de otro costal. TLOU 2 es dar un paso más allá a crear una historia, es una experiencia que todo jugador debería vivir alguna vez. Un videojuego que será recordado como uno de los mejores títulos de la historia.

Twitter – @NoeFutu

Daniel Funes – Doom Eternal

Si hay un juego que en mi opinión ha destacado por encima de cualquier otro este año es DOOM Eternal. Mientras los demás lanzamientos se han dedicado a ofrecer un “más y mejor” en sus propuestas, id Software ha ido un paso más allá brindándonos la que, considero, es la mejor experiencia FPS de la historia. 

Ampliando todo lo ya conocido, DOOM Eternal logra enchufarnos de lleno en una vertiginosa orgía de plomo, explosiones, sangre y vísceras en una danza macabra cuyo destino único es mantenernos vivos unos instantes más. El equilibrio conseguido en su gameplay nos lleva a jugar de forma frenética en un título en el que no existen las coberturas ni los sistemas de defensa. La única forma de conseguir salud, munición y armadura es masacrando a nuestros enemigos de la forma más brutal posible. Ello, sumado a la mecánica de piedra, papel, tijeras en cuanto a las debilidades de los enemigos con nuestras distintas armas, nos obliga a estar cambiando de arma mientras nos movemos constantemente en refriegas a distintas distancias y alturas contra decenas de enemigos, siendo la única forma de sobrevivir el luchar cara a cara y ejecutarlos de la forma más sangrienta imaginable.

Este peligroso cóctel confiere a DOOM Eternal una velocidad adictiva, un festival de sangre sin respiro que logra crear una de las experiencias más excitantes y a la vez agotadoras de la historia del género, encumbrando al título como el epítome del FPS y el éxtasis de la violencia explícita por antonomasia. 

Twitter – @Daniel11135592

Abelardo González – Demon’s Souls

El regreso del mito. Como si de una piedra angular se tratase, Demon’s Souls marcó el camino de un género propio. En contra de los deseos de Shuhei Yoshida, el equipo de PlayStation Japón lanzó al mercado, allá por 2008, la obra más importante de la siguiente década. Con el exclusivo de PlayStation 3 se inició el periplo de los Souls, una serie de títulos que, con el respeto al jugador como base, han creado una comunidad que ya cuenta sus integrantes por millones. Y, como homenaje a este suceso, la propia Sony decidió rescatar, junto a Bluepoint Games, la aventura original, ofreciéndonos una versión que, si bien posee todo el encanto de antaño, expande todavía más cada una de sus virtudes.

Demon’s Souls nunca fue un adelantado a su tiempo. La obra de Hidetaka Miyazaki cimenta su jugabilidad en el ya arcaico sistema de selección de niveles, trasladándonos al famoso Nexo desde el que tendremos que ir completando la historia. Pero, aún con esta mecánica obsoleta, consiguió confeccionar una obra que casó con los jugadores, dándole a estos un motivo para creer que, aunque la tendencia marcase lo contrario, seguían existiendo títulos exigentes. Su narrativa, cuál puzzle complejo, se nos presenta con pequeñas pinceladas que tendremos que unir, y las diversas variantes y clases jugables nos permitirán sentirnos parte del entramado medieval de la obra.

Aún con sus fallos, todos ellos provenientes de la generación a la que perteneció, el remake de Demon’s Souls es uno de los títulos más espectaculares de la industria. De lanzamiento con la consola, esta obra ya es uno de los imprescindibles del catálogo de PlayStation 5, y con su encanto y virtudes nos recordó porqué esta saga ocupa el puesto que ostenta hoy en día. En un año lleno de claros y oscuros, blancos y negros, grises y matices, Demon’s Souls representa a la perfección esa búsqueda de la esperanza cuando no vislumbramos la luz. Porque, gracias a las almas de los demonios, vimos nacer otras más oscuras.

Twitter – @AbeGH58

Isaac González – Astro’s PlayRoom

Este 2020 ha sido un año que pasará a la historia por lo difícil que ha sido. No obstante, para darnos un pequeño respiro ha sido un año muy grande en cuanto a lanzamientos de juegos se refiere. Estoy seguro de que el resto del equipo ha elegido muy buenos juegos, entre los que estará algún AAA sin duda. Siendo sincero debería dedicar estas palabras a Ghost of Tsushima, ya que me parece por su historia que lo merece. Pero como ya lo incluí en mi top generacional, he querido dar lugar a juegos que no han tenido el honor de estar entre los nominados al GOTY.

Despues de reducir la lista y mucho dilucidar, gracias a un dado, he decidido que mi elección sería Astro’s PlayRoom. ¿Por qué? Pensaran los que creen que no es más que una demo. Porque es un homenaje a la historia de PlayStation. No solo por el precioso mural que podremos completar reuniendo las piezas de puzle dispersas por sus pantallas o por los coleccionables. Astro’s PlayRoom son continuos guiños a los juegos que nos han acompañado generación tras generación. Un Kratos allí, una Aloy allá, un Cole patinando sobre un cable eléctrico…

Por ello elegir Astro’s PlayRoom era la manera sencilla, ya que no elegía solo este juego a medio camino entre un plataformas y una demo de lo que el nuevo mando es capaz de hacer. Elegir este juego, era elegir un poquito de todos los GOTY y los que no lo fueron y que tantas vidas nos han hecho encarnar durante todos estos años. Además, no podemos dejar de lado a Astro, su protagonista, un pequeño robot cargado de carisma que se adentrará en las tripas de nuestras PlayStation 5 para descubrir todo lo que se esconde en ellas. Por los recuerdos que nos hace revivir y por la diversión de este pequeño título, es sin duda mi GOTY.

Twitter – @Alesseion

Victor Puig – Yakuza: Like a Dragon

Sí, para muchos 2020 ha sido un año horroroso en lo personal, pero en cuanto a videojuegos hemos contado con un año con un último trimestre bien fuerte. Entre el lanzamiento de la nueva generación y el mes de noviembre que más vacías ha dejado las carteras en cuanto a lanzamientos, cerramos 2020 con una curva, en mi opinión, hacia arriba. Y es que aún pensando en la de juegos que he disfrutado durante este año, entre los que se quedaron de años anteriores y las novedades de este, he de decir que he disfrutado de mi año, jugablemente.

Pero si un título ha marcado mi 2020, ha sido Yakuza: Like a Dragon, la séptima entrega principal de la franquicia de Ryu Ga Gotoku Studios. Ichiban Kasuga ha sido un pilar importante durante el mes de noviembre para hacerse ver al mercado japonés, una vez más. Y es que en un año con Persona 5 Royal, 13 Sentinels Aegis Rim, e incluso Final Fantasy VII Remake, Yakuza: Like a Dragon ha sido la sorpresa más agradable.

No lo voy a negar, la presentación del título y su marketing antes de su salida me hacían dudar sobre cambiar por completo la fórmula de la acción de esta saga. La ferocidad de Kiryu Kazuma en combate se veía sustituida por un masoquista al que le gusta demasiado Dragon Quest y hasta se dejaría matar por respeto a sus enemigos. Sin embargo, todas las dudas se disiparon en las primeras horas con este. Y las siguientes. Así como el nudo de la historia. Y el desenlace de esta increíble aventura.

Yakuza: Like a Dragon es más que una entrega más de la saga. Es su propia historia, su propia jugabilidad, y hasta su propia experiencia, tanto para los fans más acérrimos de la serie como aquellos que tienen curiosidad por este cambio. Y aunque las líneas que se me conceden en este artículo son cortas, creo que me expreso con suficiente esmero en el análisis que le dediqué al mismo.

Twitter – @Hokoudo

Escrito por: Abelardo

Con un mando en las manos desde que tengo uso de razón, empecé con una Super Nintendo y desde entonces no he parado. Lector ocasional, apasionado por los mundos de Miyazaki y nieto de Lolita y Juan.