[Reseña] – Maestros del Doom: la historia de los dos John

¿Qué hace trascender a un videojuego? Estos días he visto varios posts del tipo «solo puedes elegir 3» que me han hecho pensar. Sí, Grand Theft Auto V habrá vendido como churros pero ¿cuál es su influencia en la industria? Todos queremos jugar Final Fantasy VII Remake y revivir su historia pero fue el espectacular salto al 3D lo que revolucionó el RPG en su lanzamiento original. Cada juego deja detrás una huella más allá de lo que se aprecia a primera vista. Y pocos juegos han dejado una huella del tamaño de un cráter como Doom y que todavía sigue tan vigente. El libro que nos ocupa, Maestros del Doom, trata este fenómeno desde su interior, siguiendo la vida de unos jóvenes ambiciosos que crearon un estudio con la pretensión de revolucionar los videojuegos.

Carmack y Romero, programadores y colegas

El título del propio libro, Maestros del Doom, hace referencia a las dos John, Carmack y Romero. id Software la crearon entre cuatro, incluyendo a Tom Hall y Adrian Carmarck (quien no tiene parentesco con John) pero el grueso del libro da el protagonismo a los John. Y es que desde luego su importancia no es para menos. Carmack era un genio informático que desarrolló la tecnología como para recrear el scroll lateral al más puro estilo Super Mario. Romero también era programador, pero era su entusiasmo arrollador lo que más destacaba. Un espíritu por ir más allá, crear el siguiente hito del videojuego y no darse un descanso.

No por ello se deja de lado la labor del resto de miembros del equipo. A lo largo del libro reconocemos la importancia de Hall y el otro Carmack. Además de otras muchas figuras que fueron pasando por la trayectoria del estudio como American McGee o Sandy Petersen entre otros. Gente involucrada en todo el proceso de los juegos que verían la luz en aquellos tiempos desde el diseño, pasando por la música, hasta los temas más relacionados con la gestión del negocio.

maestros del doom
De izquierda a derecha: John Carmack, Kevin Cloud, Adrian Carmack, John Romero, Tom Hall, Jay Wilbur.

Pero Maestros del Doom no es una historia sobre el desarrollo de unos juegos. No es un postmortem de Doom. El libro nos relata el viaje personal de los protagonistas, sus infancias, relaciones interpersonales, sus primeros trabajos por separado, la fundación del estudio. Su ascenso y caída. Sus odiseas particulares.

Demonios, Ferraris y estrellas del rock

Este enfoque personalista nos permite ver como era su vida en cada momento: sus primeros trabajos en Softdisk y los piques con los empleados, sus pinitos en la casa del lago creando Commander Keen comiendo pizzas y jugando a rol, las chorradas de Hall y Romero o los Ferrari que se compraron cuando llegó el éxito.

Un proceso creativo conlleva tiranteces y con un grupo de gente tan joven era habitual que todo estallase. Vemos como lo que empieza como un grupo amistoso acaba dando paso a los problemas a medida que la empresa crece. Esto estalla con Doom. El éxito del juego colocó a id Software en el ojo del huracán y la persona elegida para dar la cara fue John Romero.

maestros del doom

Los noventa fueron una época oscura en cuanto a cultura juvenil. La música grunge, la tendencia a la hipermusculación y antihéroes en el cómic estadounidense, la violencia de Mortal Kombat. La actitud agresiva era el nuevo idioma de un público joven y John Romero era uno de sus máximos exponentes. Su actitud chulesca, su melena, su vocabulario. Todo esto influenciaría en el medio donde el multijugador empezaba a despegar. Los primeros torneos importantes eran de Doom y Quake. Estos juegos llegarían a lo más alto, pero flaco favor le haría en retrospectiva la actitud de Romero.

Llevar un estudio de amigos y una empresa multimillonaria tiene abismales diferencias. Las perspectivas de cada miembro eran distintas. El ambiente divertido dejó paso a unas oficinas más «serias» siguiendo las ideas de Carmack. Romero por su lado estaba ocupado siendo la estrella del rock que quería ser. La tensión terminó con la rotura de relaciones y la marcha de Romero tras el lanzamiento de Quake.

Qué pasará, que misterio habrá

Seguir la historia de id Software y sus dos principales espadas es interesante. En ciertos puntos me ha recordado a El lobo de Wall Street. El nivel de excesos no es tan alarmante pero si se percibe un tono similar. A esto se le suma la actitud juvenil de sus miembros. Si bien Tom Hall y Adrian Carmack parecen personas más sosegadas, no sucede igual con Romero y Carmack, especialmente la falta de tacto del segundo, quien será un genio pero no es capaz de exigirle menos al resto de personas.

Evidentemente el tiempo cambia a las personas, o son estas las que cambian con el tiempo. La evolución de estos caracteres se refleja bastante fielmente en este trabajo y resulta creíble, teniendo en cuenta la cultura empresarial americana.

En general Maestros del Doom es una lectura muy interesante, tanto por su contenido como por su narración más «novelística». Ayuda a comprender un fenómeno de masas, la importancia e influencia de sus juegos. Desafortunadamente no todo es positivo y algunas cosas se deben destacar si pensáis acercaros a este libro. En primer lugar el libro se escribió en 2003. Han pasado más de quince años y la trayectoria profesional de estas personas ha continuado. El libro cuenta con un breve epílogo escrito por el autor un año después, pero hay mucho margen para ampliar. Evidentemente el autor puede pasar del tema, pero se habría agradecido un epílogo editorial donde al menos se pusiera una línea temporal de sus hitos y no dejase totalmente en manos del lector el seguir investigando.

maestros del doom
En la actualidad Carmack es director tecnológico en Oculus Rift mientras que Romero tiene su propio estudio en Galway, Irlanda.

Por otro lado, no puedo irme sin hacer alusión al vocabulario tránsfobo usado en un momento concreto del texto y que no voy a reproducir. Quisiera pensar que se deba a una pobre elección de palabras por parte del autor, pero ello no quita que resulte gravemente ofensivo.


Masters of Doom fue publicado originalmente en 2003, escrito por David Kushner. Su versión en castellano ha sido publicada por Es Pop Ediciones bajo el nombre Maestros del Doom.

Escrito por: Jaume Alto

Comunicador audiovisual y productor eventual. Aficionado enfermo a los videojuegos, cómics, juegos de rol, cine y otros tantos hobbies que acaban con mi cartera. En twitter @jaume_alto