[Retrolegión] – Análisis – Another Code: Two Memories

Ashley no sabía dónde se estaba metiendo cuando llegó a la isla de Blood Edward, lugar en el que todo su mundo daría un vuelco, al igual que hicimos nosotros con este Another Code: Two Memories en Nintendo DS, del cual os traemos nuestro retro análisis.

análisis another code two memories

Pasado y futuro en el presente

Es el año 2005. Juegos como Super Mario 64 DS, WarioWare: Touched! o Pokémon Rojo Fuego y Verde Hoja se encontraban ya en tu estantería. La llegada de Nintendo DS, la consola portátil en su día insignia de la compañía japonesa y memento ahora de la infancia de muchos de nosotros, colmaba las portadas de las revistas y webs de videojuegos del momento, gracias al uso de las dos pantallas, el factor táctil y otras muchas funciones innovadoras cuyo uso en ciertos títulos aún me sigue fascinando. Este es el caso de Another Code: Two Memories, el juego de nuestro RetroLegión de hoy, una aventura gráfica de Point & Click que sorprendió a los amantes del género por el uso de dichas funciones y una aventura oscura pero ligera, corta pero bien hilada.

Porque Nintendo, ya por aquel entonces, quería demostrar que no solo podía traer videojuegos de corte “infantil”. Another Code: Two Memories nos ponía en la piel de Ashley, una jovenzuela de 13 años que sufrió un trágico suceso cuando tan solo tenía 3 añitos, un evento sobre el que girará casi todo el argumento de esta historia. Y es que, un día cualquiera en la vida de la preadolescente, Ashley recibe un paquete que contiene un dispositivo llamado DAS, que no era más que una Nintendo DS, y una carta de su padre, a quien creía muerto en el accidente de hace 11 años, invitándole a pasar su decimocuarto cumpleaños con él, en la isla de Blood Edward.

Desconcertada por lo que acababa de descubrir, Ashley se embarca, nunca mejor dicho, en una aventura donde descubrirá no solo su pasado y todo lo relacionado con el desdichado evento donde se dio por muerta a su familia, sino qué sucedió en aquella remota isla y por qué D, un fantasma que pulula sin rumbo ni capacidad de dejar este mundo, ha perdido la memoria. Junto a esta pareja descubriremos a través de puzzles y retazos del pasado aspectos tan crudos como la traición, el amor, la muerte y la envidia.

análisis another code two memories

Aventura corta pero intensa

Y es que, a pesar de ser una aventura gráfica que apenas nos llevará completar 3 o 4 horas, Another Code nos atrapará con un ambiente de tensión y suspense aderezado con una corta pero muy interesante banda sonora mientras recorremos cada esquina de la isla y la mansión de los Edward, la familia que antaño habitó aquellas tierras ahora olvidadas por malos augurios. A medida que avancemos por el escenario, tendremos que investigar cada rincón del mismo para descubrir pistas y objetos que nos revelarán nuevos caminos y recuerdos del pasado de Ashley y D, en pos de aclarar lo sucedido y el futuro de la chica.

De esta forma, Cing consigue hilar cada pequeña conversación con cada uno de los elementos importantes en la isla. Una simple señal a la entrada de la mansión puede contener la pista para abrir una puerta más adelante, una puerta que, quizás, contenga un nuevo trozo del pasado de D y que nos ayudará a desempolvar sus recuerdos, una historia paralela que, si no tenemos cuidado, perderemos para siempre, dejando al joven espectro vagando de nuevo por la isla, esperando otra alma cándida que le ayude.

Cada conversación, cada palabra, está escogida con mimo y suma atención. Los personajes, bien definidos y delimitados, lejos de ser una revelación para el desarrollo de los mismos, consiguen una sensación de realismo y apego que pocas obras consiguen con tan poco tiempo de juego. Ya sea Ashley, su tía Jessica o el señor del barco, los pocos actores de este título son los verdaderos engranajes de este puzle.

análisis another code two memories

Originalidad e imaginación como vector conductor

De hecho, y entre otras muchas cosas, Nintendo DS permitió a muchos estudios dar rienda suelta a su creatividad en este aspecto. Juegos como Mario Party o WarioWare: Touched! fueron algunos de los muchos ejemplos de este hecho. Another Code, sin ser el mejor de estos casos, sí consigue generar puzzles inteligentes y originales haciendo uso del hardware. Para que os hagáis una idea, la única posibilidad de resolver uno de estos rompecabezas será entrecerrar ambas partes de la consola para, así, conseguir atisbar el reflejo de una pantalla sobre la otra. Minijuegos no muy difíciles, pero con soluciones imaginativas que generarán una gran satisfacción en nosotros.

Pocos pero muy singulares, los rompecabezas que tendremos que solucionar no solo son pequeños minijuegos muy diferentes entre sí, sino que son un claro ejemplo de cómo contar historias con mecánicas. El simple hecho de recolocar los pedazos de una carta hecha añicos nos transmite los sentimientos de su lector y nos desvela pequeñas dosis de la vida de los habitantes de la mansión. Reunir los muñecos de una caja de música hará a D recordar de quién es dicha caja y que se cuece en torno a ella.

Pero esto es solo un ejemplo de lo que podemos encontrar en el título de Cing. Me resulta fascinante como un juego de 2005 ha conseguido sorprenderme tan gratamente en pleno 2021, y es que aún no somos conscientes de las increíbles posibilidades que permitía la consola portátil de la Gran N. Posibilidades que han ayudado sobremanera a diferentes géneros, como el de la aventura gráfica, a evolucionar en el apartado interactivo hasta límites antes insospechados, dando lugar a grandes obras como la que tenemos entre manos, que, pese a no ser una pieza maestra, sí consigue generar esa atracción necesaria en el género. Por desgracia, otras muchas han estado, y siguen estando tapadas, durante años y todavía no se les ha reconocido el gran trabajo que son.

Veredicto

La historia de Ashley es una de esas pequeñas joyas ocultas en un catálogo cada vez más grande e inabarcable. Con ingeniosos puzles, un buen ambiente thrilleriano y un gran uso del hardware de Nintendo DS, Cing consiguió crear una obra increíble para dar el pistoletazo de salida a una consola que pasó a la historia por todas las posibilidades que ofrecía. Sin duda, una gran propuesta para pasar un rato nadando entre intrigas e incógnitas mientras entretenemos a nuestro cerebro.

Escrito por: Alejandro Espacio

Graduado en Ingeniería Industrial Electrónica y Automática por la UEX. Gasto mis ahorros en mundos fantásticos para poder escribir y debatir sobre ellos. RPG y Acción y Aventura como escape de la realidad.