TGS 2019: MediEvil Remake muestra nuevamente su jugabilidad

MediEvil Remake es la revisión de la primera aventura de Sir Daniel Fortesque. El icónico título de la primera PlayStation, que estará de vuelta este 25 de octubre, se ha dejado caer por el Tokyo Game Show para poner los dientes aún más largos a sus fans. Así, con una demo de más de 10 minutos, los asistentes (y ahora el público general) han podido contemplar las virtudes de esta nueva obra. De esta manera, a poco más de un mes para su lanzamiento, PlayStation continua con éxito la promoción de uno de los regresos más esperados de los últimos tiempos.

MediEvil Remake vuelve a recrear la célebre escena que narra el origen de Sir Daniel Fortesque

Como podremos comprobar nada más empezar el vídeo, este remake mantiene toda la esencia del título original. De hecho, la pantalla del título es la misma, contando con la evidente mejora en el apartado gráfico. Así, con el paso de los minutos, vemos recreados algunos de los escenarios que nos conquistaron en su momento, manteniendo estos toda la esencia original de un título que se lanzó al mercado hace más de dos décadas. Además, durante los primeros compases, observaremos como Sir Daniel Fortesque utiliza una de las armas más icónicas de su arsenal: su brazo.

De momento, si bien el equipo ha confirmado que existirán nuevos añadidos y sorpresas en el título, están no han sido mostradas. Seguramente, tanto Other Ocean Interactive, desarrolladora, como Sony, distribuidora, quieran mantener el misterio para que los jugadores los descubran por sí mismo. De esta manera, el próximo 25 de octubre, fecha escogida para el lanzamiento dada su cercanía con Halloween, los usuarios podrán volver a Gallowmere, el reino que se vestirá de gala y contará con un aspecto totalmente renovado para la ocasión.

MediEvil Remake se pondrá a la venta de manera exclusiva para PlayStation 4.

Fuente

Escrito por: Abelardo

Estudiante de Filología Hispánica. Empecé con una Súper Nintendo y jamás dejé esta afición. Veo películas, y a veces leo, pero con la frecuencia con la que pasa un cometa.