Debris Infinity

By on on Análisis, 4 More

Análisis – Debris Infinity

En Debris Infinity se esconde una una de esas recetas de cocina que tanto atraen. Un preparado extremadamente sencillo, rápido y con un sabor agradable para casi cualquier paladar. Uno de esos platos que suelen salvar más de una ocasión y que siempre son el pensamiento principal ante la tan quemada pregunta: «¿Qué vamos a comer hoy?»

Divertirse con poco

El videojuego de los españoles SVC Games se estrenó en 2018 en PC y Switch y ahora ha dado el paso a consola de sobremesa. La premisa de Debris Infinity era y sigue siendo muy básica: una propuesta arcade de acción en la que los reflejos del jugador son el arma más poderosa. Manejando una pequeña y matona nave, se deberá sobrevivir en un espacio reducido a varios tipos de marcianos o asteroides. 

El control es la definición gráfica del lema «fácil de aprender, difícil de dominar«. Nada más ponerte a los mandos sabes cómo reaccionar y defenderte, hasta que llega el punto en el que te ves superado. Es a partir de ahí cuando la situación pide seriedad y los dedos se acoplan sobre los gatillos.

Y es que bajo esa capa de sencillez se esconde una obra tan exigente como adictiva. A los primeros compases de movimiento y disparos se le añaden nuevas capacidades: una cámara lenta que gasta energía de forma progresiva y una llamada «explosión cuántica». Esta última acaba con todos los enemigos en pantalla, aunque gastando a su vez una gran cantidad de energía.

¿Cuándo recurrir a estas habilidades? Eso ya depende de cada uno, pero bien es cierto que la mayoría de veces la situación es quien lo requiere. En este sentido, es curioso, pero Debris Infinity me ha recordado a Cuphead. Ambos videojuegos son capaces de recrear esos momentos en los que el jugador entra en un estado de concentración absoluta donde solo él es capaz de sobrellevar lo que sucede en la pantalla. Una conexión directa entre mente y dedos.

Tanto sacrificio no es en vano. Para subir posiciones en los rankings  de puntuación también hay que tener en cuenta los combos (que proporcionan valores extra), las rachas (tratando de no ser golpeado) y las cadenas (enemigos de un mismo color). Los reflejos juegan un papel muy notable, pues cuanto antes acabes con los enemigos que aparecen, mayor es la cantidad de puntos que dan.

Al final, se trata de pequeños detalles que profundizan en su mecánica. Por otro lado, a la hora de la verdad, es muy complicado atender a estos parámetros mientras se trata de sobrevivir a decenas de enemigos en movimiento.

La oferta jugable

En esencia, el título se sustenta sobre tres modos de juego. Si bien no suponen grandes diferencias jugables, sí que logran construir sus propias identidades. De esta manera, el repertorio de situaciones se agranda y el abanico de horas jugadas se expande.

Cada modo cuenta con rankings de puntos para comparar con amigos o el resto de jugadores. Ese pique constante por la superación, por llegar más lejos que la anterior marca, supone uno de los grandes atractivos del juego. Poder compararlo, además, con el resto de usuarios, es todo un acierto.

  • Time Attack o, en otras palabras, ¡el tiempo vuela! Con un contador presente, el jugador tendrá solo 3 minutos para obtener la mayor puntuación posible. Usar todos los trucos o ventajas del juego a la vez que tratamos se ser intocables supondrá la brecha entre el éxito y el fracaso.
  • Modo normal, en el que se ha de sobrevivir de forma indefinida, acumulando la mayor puntuación posible. Habrá que hacer gala de todas nuestras facultades para aguantar vivos el máximo tiempo antes de perecer.
  • Power Wave, una especie de modo horda en el que cada oleada de enemigos aumenta la dificultad. ¿Lo mejor de este modo? Que se dan ciertos enemigos que cuentan con patrones de ataque distintos, expandiendo, de cierta forma, la variedad jugable.

Cabe destacar la posibilidad de jugar en cooperativo de forma local. Esta opción regala algunos de los momentos más divertidos y recuerda, una vez más, a aquella otra época en la que se jugaba en compañía frente a las recreativas. Esto, a su vez, amplia la oferta ofreciendo dos modos más de juego. 

  • Cooperativo normal, donde un jugador conduce la nave espacial mientras que el otro se centra en disparar. Una unión muy salvaje que exige concentración pero se presta a divertir en compañía. De nuevo, el objetivo es sobrevivir todo lo posible.
  • Cooperativo versus. Un enfrentamiento cara a cara, pero en cuanto a puntos. Los jugadores han de manejar sus propias naves y enfrentarse al videojuego para ver quién logra salir mejor parado. En otras palabras: el aspecto más competitivo del título.

Una oda a las recreativas

El aspecto más llamativo de Debris Infinity se lo lleva el apartado audiovisual. Se trata de todo un poema dedicado a aquellas enormes salas de máquinas recreativas que marcaron a varias generaciones. Desde sus juegos de luces y explosiones hasta la música que acompaña cada partida, el título es todo un regreso al pasado. Un regalo transcultural atemporal.

Mención especial para la voz en off femenina que acaba de poner la guindilla ambiental. En la propia interfaz («Choose your game mode!») o durante las partidas («Level up!»), se trata de todo un puñetazo de nostalgia.

Es toda una proeza la capacidad de Debris Infinity de divertir, a pesar de su planteamiento tan simple. Es capaz de hacerse fuerte en lo puramente jugable, pero palidece al no ofrecer mucho más. A medio plazo, la obra de SVC Games acaba aburriendo fruto de la repetitividad

Aún así, es uno de esos juegos que siempre estarán ahí, esperando. Como lo hacían aquellas recreativas en las salas; aguardando al momento en el que vuelvas a conectarte y los minutos vuelvan a correr sin darte cuenta. Pura diversión en el significado más básico de la palabra.

The Good

  • Muy divertido y adictivo
  • Fácil de aprender, difícil de dominar
  • Audiovisualmente es todo un regalo de nostalgia

The Bad

  • Muy poco contenido
  • Repetitivo a medio plazo
7.5
Avatar

Written by:

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter