Homefront: The Revolution

By on on Análisis, 5 More
close [x]

Análisis – Homefront: The Revolution

Tras un desarrollo que ha estado en la cuerda floja debido al cierre de Crytek Nottingham, el estudio de Deep Silver, Dambuster Studios, ha tomado de base los elementos de la primera entrega y de la secuela que THQ les encargó desarrollar, pero The Revolution, ha optado por un cambio más radical. Mientras Homefront 2, era un shooter compuesto por niveles lineales, la nueva entrega de Homefront, es un shooter de acción en primera persona de mundo abierto ambientado en una guerra bélica, donde Estados Unidos, cae bajo el yugo de una potencia comunista y autoritaria, conocida como los Narcos. La historia de Homefront cambia radicalmente, ya que todo gira en torno a una invasión y los combatientes mezclan tropas regulares con aficionados que forman la Resistencia.

HOMEFRONT ANALISIS1

¡Tú eres la Resistencia!

Por primera vez en la saga, tenemos total libertad para movernos por un mapa repleto de actividades, misiones, trabajos, rehenes que salvar, matar oficiales del EPC, destruir vehículos blindados que patrullan las calles, destrozar altavoces de propaganda, conquistar puestos clave para aumentar el nivel de «Corazones y mentes», etc, ya sea a pie, o en moto. La ciudad se encuentra repleta de rampas por las que podremos saltar con la moto para acceder a bases bien protegidas o puestos con los que solo es posible llegar a bordo de la moto, aunque también hay otras vías de entrada: podremos destruir la rejilla de ventilación del puesto enemigo con explosivos o el lanzacohetes, o piratear las redes para que las puertas se abran. A veces, las redes de seguridad del enemigo se encuentran dentro del recinto, por lo que es necesario disponer de la mejora «coche teledirigido de pirateo», para entrar con el coche dentro de las instalaciones y piratear las redes desde dentro, y escuchar las palabras «ábrete sésamo» jeje.

«Homefront: The Revolution traslada a los jugadores a un utópico futuro cercano en el que una serie de catástrofes ha doblegado a Estados Unidos permitiendo a las fuerzas norcoreanas imponer una brutal ocupación militar. Atrapada en esta pesadilla americana, Filadelfia, cuna de la independencia, se ha convertido en un estado policial donde los drones de vigilancia y las patrullas blindadas mantienen a sus antaño orgullosos ciudadanos a raya, aplastando cualquier acto de rebeldía con brutalidad».

Para derrotar a sus opresores, los jugadores tendrán que participar en una guerra de guerrillas y realizar emboscadas, hacer uso del sigilo y tácticas relámpago en emocionantes tiroteos improvisados.

Todo esto se nos explica en una breve cinemática al comienzo de la aventura. Recorriendo las calles de EE.UU, vemos asesinatos de civiles en masa, niños llorando por las calles la muerte de sus padres, caos absoluto…

Durante las escasas 5-6 horas que dura la campaña individual, asistimos a los amistosos diálogos por parte de los secundarios que nos acompañarán en todo momento, con muestras de camaradería y solidaridad.  A los tres primeros personajes que conocemos en la aventura, son a estos dos simpáticos soldados: Jack Parris y Sam Burnett; y por otro lado a Dana Murk, una soldado no tan simpática, pero con mucho talento en combate, ella nos enseñará grandes técnicas de combate y a fabricar varios tipos de explosivos.

Homefront the revolution analisis 2

Jack Parris, Dana Murk y Sam Burnett,  nos ayudarán y enseñarán a combatir

Al principio, la Resistencia será débil y tendremos que ir poco a poco conquistado objetivos clave de la ciudad para conseguir más influencia y más suministros. Para ello, como hemos comentado anteriormente, tendremos que ir conquistando puestos,  salvar rehenes y reclutarlos; y realizar las misiones de la campaña principal, dado que nuestro enemigo tiene las mejores armas, la mejor tecnología y mejor equipamiento. Para equilibrar la balanza, encontraremos botiquines y suministros repartidos por la ciudad, que actúan a modo de estaciones de enfermería y munición

Lo que más nos ha gustado es como se pueden personalizar las armas utilizando el sistema de módulos, que permiten que con arma base podamos crear varias distintas. Podemos transformar una pistola en un subfusil, un fusil de asalto en francotirador o en una arma pesada, una ballesta a trabuco y modificar las armas a nuestro gusto, bien sea cambiando el cañón,  la culata, o la mira y ponerle acoplamientos, como un dispositivo de minas, lanza granadas, etc. Lo mejor es que la personalización se puede hacer in game, y todo de una forma muy rápida y sencilla. Basta con equiparnos con el arma que queremos transformar y listo. Eso sí, el sistema de apuntado es muy torpe incluso para un experto en shooters y notaremos el manejo demasiado pesado hasta hacernos con una mira.

conversion (1)

El sistema de módulos nos permite personalizar y transformar el arma a nuestro gusto

Otro aspecto que nos ha gustado mucho, es poder manejar coches teledirigidos de varios tipos: coches bomba, coches incendiarios, coches para piratear redes enemigas y los drones… Al conducir el coche, vemos todo en primera persona, lo que hace que el manejo y la estrategia de combate sea impecable. Podemos hacer detonar el coche cuando queramos con solo pulsar un botón. Para adquirir este tipo de habilidades de combate, hay que conseguir puntos de batalla y experiencia para poder desbloquearlos en la tienda de armas, bien realizando misiones principales o conquistando puestos de los Narcos.

COCHE homefront

Podemos manejar coches teledirigidos de varios tipos: explosivos, incendiarios y de pirateo.

Las Zonas:

Estamos en 2029.  Cuatro años después de la ocupación militar, Estados Unidos es una nación doblegada. Como todas sus grandes ciudades, Filadelfia, cuna de la Independencia, ha sido dividida en tres zonas:

Las zonas rojas son páramos asolados por la guerra, en los que los primeros levantamientos armados contra la ocupación del EPC se reprimieron con brutalidad. En estas ruinas desiertas y desamparadas, la Resistencia libra una constante guerra de guerrillas contra el EPC…

Las zonas verdes son centros de mando muy militarizados en los que el EPC ejerce su poder y su control. Los edificios más emblemáticos de Filadelfia, como por ejemplo el Independence Hall, sirven ahora como sede de la élite del EPC y de los colaboradores estadounidenses de alto rango. Traspasar estas zonas verdes supondría un suicidio para cualquiera… excepto para los combatientes más intrépidos de la Resistencia.

homefront las zonas

Despeja las zonas para aumentar la influencia de la Resistencia

Y, por último, las zonas amarillas. Son las zonas más pobladas de Filadelfia, en las que los civiles viven inmersos en un sentimiento de temor constante. Una mezcla de un estado policial dictador  y un gueto: el pueblo está sometido a la opresión a través de una vigilancia constante, propaganda las 24 horas del día y una presencia militar perenne.

Tu labor como luchador por la liberación consistirá en descubrir refugios y otras ubicaciones tácticas desde donde poder organizar ataques. Alterarás la propaganda del EPC, acabarás con sus sistemas de seguridad y te infiltrarás para aplastar objetivos de alto valor; intervendrás para salvar las vidas de civiles y aniquilarás a oficiales de alto rango… todos estos pasos te acercarán más a tu objetivo final: la Revolución.

Lamentablemente, Homefront: The Revolution ha sufrido la misma suerte que su predecesor, un juego con un apartado gráfico mediocre y con varios fallos ténicos significativos en su salida al mercado (ya están pensando como solucionar los problemas con un parche): excesivos bugs, como cajas volando, enemigos atrapados en paredes, diálogos en bucle, congelaciones de pantalla y además, una Inteligencia Artificial torpe y en muchos casos ciega, dado que estamos frente a ellos y no dan la alarma. Al menos la primera entrega usaba bien la ambientación y contextualizaba a la perfección el origen de la invasión, claro que para ello, contaron con el guionista John Milius, encargado de películas bélicas conocidas, como Apocalype Now (1979) o el Amanecer Rojo (1984).

homefront1

Apartado gráfico mediocre y con varios fallos técnicos en su salida al mercado

En  comparación con otros Homefront que partían de una buena historia y un fuerte multijugador, en The Revolution todo este marco histórico de ficción es tirado por tierra, pues la trama carece de verosimilitud. Intentaron hacer algo creíble presentándonos Apex, una empresa asiática que comienza a establecerse en el monopolio mundial y desarrolla armamento que acaba por ser el principal recurso de ejércitos de todo el mundo, por no decir, que poseen la mejor tecnología del mercado, incluyendo tanques, drones, camiones blindados, etc, y pese a ser una campaña prometedora no han sabido sacarle más partido. Tampoco ayuda a que la campaña cuente con un protagonista o un villano memorable.

clases homefront

En el Modo Resistencia podremos crear a nuestro propio soldado

Para más inri, se decidió suprimir el modo multijugador competitivo, algo que era muy alabado en la entrega original gracias a las posibilidades que brindaban los distintos drones del campo de batalla. En su lugar, han añadido el Modo Resistencia, se trata de 6 misiones cooperativas para cuatro jugadores (seguramente irán ampliando estas misiones con DLCs) que nos permiten crear un guerrillero/a y ir mejorando sus habilidades y equipo como en la campaña principal. Normalmente, nos ponen como objetivo infiltrarnos dentro de una base enemiga y hackear sus comunicaciones, rescatar  a un miembro de la Resistencia capturado, robar un convoy con suministros, destruir un almacén de suministros y una especie de misión de supervivencia en la que que tendremos que contener patrullas del EPC a modo de oleadas. Además, como podéis ver en la imagen de abajo, el Modo Resistencia luce aún menos de lo que lo hace la campaña para un jugador.

homefront

El Modo Resistencia luce aún menos que la campaña individual

CONCLUSIÓN

Homefront: The Revolution ofrecía algo nuevo y diferente , al centrarse en un juego de mundo abierto y una historia alternativa (poco creíble), pero deja por desear ,  han lanzado el juego con múltiples fallos técnicos como bugs y congelaciones y además  el juego in game tiene un apartado gráfico mejorable en la generación en la que estamos. La Inteligencia Artificial, es torpe, ciega y poco espabilada, incluso en modo Suicida, sufre unos fallos que no deberían producirse. Han querido abarcar mucho y les falta un recorrido deseable, creo que retrasando un poco el título, incorporando un modo multijugador competitivo, e incluso cooperativo para el modo historia, y puliendo el apartado gráfico y resolviendo  los fallos técnicos, podría haber sigo un juego digno de la Nueva Generación, pero lamentablemente, no ha sido así.

homefront

Tenía una buena historia, aunque fuera poco creíble prometía mucho y yo tenía altas expectativas (mirar Wolfenstein), el uso de vehículos,  cosa que también falla, dado que no se puede disparar desde la moto y te expones demasiado, pero puliendo ese aspecto podían haber conseguido algo similar a Far Cry. Tienen un magnífico sistema de personalización, de hecho, jamás he visto un sistema de personalización de armas más cómoda, fácil de usar, rápida y sencilla, más cuando no hace falta pulsar start, acudir a tiendas o al arsenal, pues más sencillo y mejor no lo podían hacer, se puede personalizar todo in game, y dependiendo de la situación de combate o de la misión, podemos transformar un fusil en un francotirador o una pistola en un subfusil y acoplarles dispositivos de todo tipo.

La ambientación está muy lograda, y los edificios, las calles de Filadelfia, son dignos de una guerra bélica, pero a pesar de esas virtudes y de la magnífica representación ficticia de la caída de los EE.UU, no ha logrado ofrecer una estabilidad de juego ni aportar una variedad de situaciones para sacar más partido al sistema de Corazones y Mentes. Su modo cooperativo no ofrece muchas horas de juego, pues de momento, se compone de 6 mapas, y tampoco hay modo competitivo y dado los tiempos que corren, el modo online debería ser uno de los puntos fuertes de la Nueva Generación. Una buena opción, habría sido incorporar el cooperativo a la campaña, y que se pudiera jugar a pantalla dividida o online con tres amigos, y así, además de ofrecernos más horas disfrutando de los amigos, sentiríamos esa sensación de que lo gastando en el servicio online ha merecido la pena. Además, se suma el hecho de que hayan suprimido el multijugador del Homefront original, que fue el más valorado y aplaudido, en lugar de crear el mediocre Modo Resistencia.

The Good

  • La personalización de las armas
  • El argumento de la historia y su ambientación
  • La camaradería y la solidaridad de los miembros de la Resistencia
  • Los dispositivos de combate, como el coche teledirigido
  • El uso de vehículos

The Bad

  • IA Torpe
  • Técnicamente deja mucho que desear
  • Los excesivos bugs y congelaciones
  • El sistema de apuntado
  • No hay puntos de viaje rápido
  • La caída de frames
  • No tiene multijugador competitivo
6
Avatar

Written by: Carlos Tamayo Peláez

Jugador de videojuegos desde que salió la primera Nintendo con cartuchos en 1992. Me gusta jugar de primeras en dificultad Hard para disfrutar más los juegos. Mis juegos preferidos son los shooters (Max Payne 3, Gears of War, COD, Metal Gear Solid, Splinter Cell, Wolfenstein) y los de aventura (Uncharted, Batman Arkham, Prince of Persia, Tomb Raider, Mad Max, La trilogía Assassins Creed Ezio Auditore). Me encantan las motos, el cine, las series, y por supuesto, escribir en Legión de Jugadores.

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter