Judgment

By on on Análisis, 5 More
close [x]

Análisis – Judgment

Judgment, lo nuevo de Ryū Ga Gotoku Studio, ya está entre nosotros. La obra de los padres de Yakuza llegó precedida de dos noticias que resultaron ser las dos caras de la misma moneda. Por un lado, la confirmación de la localización en español, siendo así el segundo juego de este desarrolladora que llegaba subtitulado tras el primer Yakuza de PlayStation 2, título lanzado hace casi 15 años. Por otro, la polémica que rodeó a Pierre Taki, actor envuelto en la obra que provocó hasta una, para muchos exagerada, salida del mercado. Y así, con estos pequeños antecedentes y casi un año de retraso respecto a Japón, el primariamente llamado Project Judge o Judge Eyes por fin aterriza en Europa, ofreciéndonos una aventura antológica que puede ser una de las mayores sorpresas del año.

Judgment

Judgment, el primer spin-off de la saga Yakuza que llega a Europa, lo hace por todo lo grande

Como mencionamos en el propio subtítulo, no es la primera sub-saga surgida a raíz de Yakuza. Dead Souls, con temática zombie, e Ishin y Kenzan, ambientados en la Japón feudal, llevan años haciendo las delicias de los fans nipones. Por desgracia, ni existe ni se espera una confirmación de la salida de estas obras del país de origen, quedando así reducidas a un coto de mercado muy concreto. A diferencia de estas, Judgment sí ha aterrizado en Europa, haciéndolo con una novedosa apuesta por el Multi-5. Así, a diferencias de entregas anteriores del estudio, podremos disfrutar de las aventuras de Takayuki Yagami en nuestro idioma patrio, un hecho que muchos fans agradecen y, por qué no decirlo, abre la veda a posibles nuevos usuarios.

Judgment

En la piel del ya mentado Yagami, tendremos que resolver una serie de casos rodeados de misterio. Con una premisa aparentemente simple, el trasfondo que esconde el personaje es el motivo por el que ha llegado hasta este punto. De hecho, esto es algo que nos es explicado en la cinemática inicial. Así, en los primeros compases del juego comprobaremos qué llevó a este prometedor abogado, capaz de conseguir un hito prácticamente único, en un detective de poca monta que sobrevive día a día. Y una vez en este punto, ya con nuestra agencia abierta y un fiel compañero a nuestro lado, podremos dar comienzo a una historia que podría estar protagonizada por una especie de Sherlock Holmes a lo nipón.

Cuando mezclas Yakuza y Sleeping Dogs, nada puede salir mal

Takayuki Yagami es un protagonista que derrocha carisma por los cuatro costados. La alargada sombra de Kazuma Kiryu podría haber supuesto una lápida instantánea para Yagami, pero el estudio ha conseguido realizar una obra que, si bien recuerda a su franquicia más exitosa, consigue separarse lo suficiente de esta. De hecho, en Judgment la elección de este personaje como protagonista resulta todo un acierto. Ofreciendo toda la libertad reducida que otorga Kamurocho, Yagami se diferencia del resto de elementos desde el primer instante. No ya por lo obvio, el exquisito control en 3ª persona del título, sino por portar una vestimenta base que ningún otro NPC ni siquiera imita. Así, con vaquero apretado y chupa de cuero, Takayuki muestra una actitud badass desde el primer instante, distanciándose mucho del joven que conocemos al comienzo del título.

En este giro de tuerca de Ryū Ga Gotoku Studio, interpretamos por primera vez el papel de uno de los buenos. Aunque podéis estar tranquilos, las yakuzas seguirán contando con la práctica totalidad del peso del argumento. Desde Sleeping Dogs, una de las joyas de la pasada generación, nunca hacer lo correcto con violencia justificada supo tan bien. De hecho, salvando las distancias, este título recuerda mucho a la obra de Square Enix. Wei Shen, protagonista del mentado Sleeping Dogs, y Takayuki Yagami tienen como pretensión hacer el bien cueste lo que cueste. Y esta mentalidad, en la práctica la ideal, conlleva consigo una serie de decisiones que serán muy difíciles de tomar. Por supuesto, cuando las relaciones, sentimientos y demás factores terminan involucrándose, un hecho inevitable.

Si eres fan de las historias policíacas repletas de giros de guión, aquí encontrarás una cálida chimenea donde resguardarte

Habiendo conseguido una absolución, algo insólito en la abogacía de Japón, Yagami pasa de ser un simple aprendiz a la auténtica sensación de Kamurocho. Así, las llamadas a su bufete no dejan de sucederse, teniendo todas una clara intención: contratar a nuestro protagonista. Mientras Yagami acepta su éxito y los celos de sus compañeros, la empresa recibe una llamada que le cambiará la vida. Con este punto de partida y el correspondiente paso de los años, el personaje da un giro de 180 grados a su vida. Así, de ser el abogado más prometedor de Japón, pasa a formar una agencia de detectives que sobrevive realizando trabajos como matón. Hasta que, como no podía ser de otra manera, el caso más misterioso de Kamurocho termina cayendo en sus manos.

Judgment es un título con pretensiones claras. La obra de SEGA nos presenta uno de esos tantos thrillers policíacos que consiguen engancharte desde el primer momento. Aunque, por supuesto, debes estar dispuesto a ello. Pese a contar con una historia interesante, esta puede resultar en ocasiones lenta, perdiéndose en diálogos algo innecesarios que buscan aportar toques de comicidad. Si bien esto otorga naturalidad y espontaneidad al título, a la postre podríamos enumerar algunas situaciones, aunque contadas con los dedos de la mano, que pueden rozan o sobrepasan lo innecesario, convirtiéndose en bucles conversacionales. Pero, repito, pese a ser un punto negativo, no excede la decena de ocasiones en el total del título. Y estamos hablando de una obra que alcanza las 30-40 horas si decidimos ir al grano, casi nada.

El estudio ha sabido sacar el máximo posible al motor gráfico de la consola

El Dragon Engine es el mayor responsable de este impresionante hito. Presente en Yakuza 6: The Song of Life y Yakuza Kiwami 2, el motor gráfico del estudio está de vuelta en este Judgment. Y con él, nos recuerdan las posibilidades de una consola en su ciclo final de vida, lo cuál resulta impresionante. Rozando en ocasiones el fotorrealismo, el apartado visual de esta obra consigue cautivarnos desde el primer instante. De hecho, en ocasiones nos hace plantearnos si nos encontramos viendo una película aún a riesgo de sonar esto exagerado. Claro está, esto únicamente sucede en las escenas realizadas con CGI, si bien las propias del motor del juego también son excelsas. Como punto negativo podríamos señalar la artificialidad del pelo, un elemento dotado con una rigidez a prueba de bicicletas, carteles y demás elementos con los que decidir el devenir del combate.

Judgment

Y, como no podía ser de otra manera, Kamurocho vuelve a ser lo más impresionante de un título antológico. Pese a estar Judgment localizado en un «pequeño» (dotemos de la importancia suficiente a las comillas) barrio de Japón, este derrocha carisma y posibilidades por todas sus esquinas. Aún contando con NPC’s repetitivos, la cantidad de cosas por hacer en él hacen de este uno de los rincones más mágicos de la industria. Y se dice pronto, pero una vez sumergidos en él no podremos olvidarlo tan fácilmente. Con restaurantes, locales, cafés y muchos más lugares, vuelve a existir uno que destaca por encima del resto: los salones recreativos. En ellos, mediante las máquinas arcade, podremos jugar títulos tan icónicos de la compañía como Virtua Fighter 5: Final Showdown (2006) o Fantasy Zone (1986), evocando así a los jugadores a aquellos tiempos de insertar monedas.

Judgment

Un combate más sencillo y efectivo que en las entregas de Yakuza

Como no podía ser de otra manera, la facción beat’ em up de Judgment es la más destacada del gameplay. Con respecto a su padre espiritual, el combate gana en sencillez. Así, contaremos únicamente con dos estilos de lucha, uno enfocado a luchas grupales (la grulla) y el otro para combates individuales (el tigre). Respecto a los controles, serán pocos o nulos los cambios que encontraremos: cuadrado para ataques rápidos, triángulo para los poderosos y círculo para agarrar. Además, podremos fijar objetivos con R1 y defendernos con L1, así como utilizar R2 para desatar nuestra furia. Por su parte, contaremos con técnicas especiales que variarán en función de la situación: contrincante en el suelo, contar con un objeto en nuestra mano, tenerlo agarrado y demás. Además, gracias a la agilidad del personaje, podremos impulsarnos en las paredes o saltar enemigos para pillarlos sorprendidos.

Así, pese a introducir cambios que premian la sencillez, el combate de Judgment goza de mayor dinamismo que el de Yakuza. Por ello, apostamos que este será el camino a seguir por un estudio que siempre premia la evolución. A su vez, las misiones de espionaje, el otro elemento importante respecto al gameplay, cuenta con importantes pros… y contras. Aún con mucho por pulir, podemos vislumbrar las bases que representa este título, el cual supone el comienzo de una saga. Como puntos positivos tenemos los reconocimientos faciales, el manejo del dron y las persecuciones, si bien estas últimas abusan de QTE, uno de los factores más denostados de la industria. Por su parte, en los seguimientos encontraremos uno de los pocos puntos negativos de la obra. El más mínimo fallo puede dar al traste con la misión, llegando a toparnos incluso con auténticos superhéroes que sean capaces de vernos a través de paredes.

Judgment cuenta con la identidad propia de un proyecto base ilusionante

Aún con estos pequeños fallos, en el cómputo global, el gameplay de Judgment es tremendamente divertido y adictivo. Así, no resultaría extraño que esta obra consiguiera atraparte desde el primer instante. En un año con títulos como Resident Evil 2, Kingdom Hearts 3, Sekiro: Shadows Die Twice o Devil May Cry 5, que la obra de Ryū Ga Gotoku Studio consiga colocarse entre las más valoradas demuestra el enorme talento de la compañía. Con pocos puntos negativos a parte de los ya mencionados en su haber, como las pantallas de carga de en ocasiones te sacan de la inmersión, tenemos en este título la base de una futura franquicia ilusionante. Además, ofrece continuas recompensas para subir nuestra habilidad, pudiendo otorgarnos 10 puntos de experiencia, por ejemplo, localizar un gato. De hecho, esta constante fuente de reconocimientos es uno de los aspectos más adictivos del título.

Y, como no podía ser de otra manera ya que encarnamos a un detective, contaremos con diferentes opciones de diálogo. Así, estas contarán con un complejo y efectivo sistema de recompensa, otorgándonos puntos de habilidad si encadenamos las preguntas de la forma correcta. Por su parte, la cantidad ingente de minijuegos y objetos o vestimentas a conseguir nos hará alargar la experiencia más allá de las 60 horas. Y además, contará con un cuidado sistema de amistades y relaciones que nos permitirá sumergirnos en citas que pueden terminar de la forma más curiosa. Por tanto, nos encontramos ante el heredero de Yakuza, un título sobresaliente que nos ha dejado con un excelente sabor de boca. De momento, igual que hizo Kazuma Kiryu, Yagami ha conseguido cautivarnos con su encanto y carisma. Y con este hecho nos plantea una duda: ¿conseguirá el detective alcanzar al yakuza?

Este análisis ha sido realizado gracias a un código digital para PlayStation 4 proporcionado por Koch Media.

The Good

  • El impresionante aspecto gráfico
  • Subtítulos en español
  • El barrio de Kamurocho
  • Ingente cantidad de minijuegos y contenido secundario
  • La cuidada trama
  • Combate dinámico

The Bad

  • Algunas pantallas de carga nos sacan de la inmersión
  • NPC's genéricos
8.5

Written by: Abelardo

Estudiante de Filología Hispánica. Empecé con una Súper Nintendo y jamás dejé esta afición. Veo películas, y a veces leo, pero con la frecuencia con la que pasa un cometa.

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter