Just Cause 4

By on on Análisis, 5 More
close [x]

Análisis – Just Cause 4

Just Cause 4 es uno de esos títulos que exprimen al máximo la nueva generación. El sandbox de Square Enix, desarrollado por Avalanche, vuelve a enrolarnos en la piel de Rico Rodríguez, el agente secreto que protagoniza la franquicia. Con multitud de novedades y un gancho de lo más útil, en esta entrega nos sumergiremos en Solís. Este país ficticio, ubicado en América del Sur, se encuentra bajo el yugo de Los Mano Negra, una organización criminal que atemoriza al pueblo. Así, tendremos que terminar con estos a la vez que exploramos en el pasado de nuestro querido Rico.

Con Apex Engine, el nuevo motor gráfico, Just Cause 4 eleva sus virtudes hasta límites poco vistos hasta ahora. Gracias a este nuevo sistema, podremos gozar de físicas más realistas o una gran variedad climatológica, siendo esto último uno de los grandes condicionantes del título. Por todo lo contado hasta el momento, la cuarta entrega de la franquicia es uno de los títulos más interesantes de los lanzados a final de año. Pero, sin embargo, deja una extraña sensación que podemos resumir en un refrán popular: quién mucho abarca poco aprieta.

Just Cause 4 nos sumerge en el caos más absoluto

La premisa de la saga es clara: caos, destrucción y dinamismo. Y, por suerte para los fans de la misma, este título rebosa de dichas características. Just Cause 4 es, ante todo, un título dinámico dónde podremos hacer, y esto está escrito de la manera más literal posible, prácticamente cualquier cosa que se nos antoje. ¿Quieres destruir vehículos? Adelante. ¿Reventar helicópteros a bordo de un barco? No pierdas el tiempo. ¿Te apetece unir vacas con un gancho y hacerlas volar? Por supuesto que tienes esa posibilidad.

Just Cause 4

Por suerte para los usuarios de esta entrega, Rico Rodríguez contará con un aliado importantísimo: el gancho. Este es el elemento más importante del juego, además de sernos útil en la totalidad del mismo. Sin él, probablemente, no seríamos capaces de avanzar más allá del tutorial. Además, incluye diferentes funciones que nos permitirán enriquecer el gameplay del juego, así como seguir adelante con la historia y/o la exploración libre. Por ello, los sistemas de agarrepropulsión están implementados en el mismo, al igual que unos globos sonda (¿alguien ha dicho Metal Gear Solid V?) con los que podremos hacer levitar a cualquier ser u objeto que se nos antoje.

Solís es un paraje idílico dónde conviven sol, nieve y tormentas

En un sandbox, género al que pertenece este título, el elemento de mayor importancia es el mapa. Así, Avalanche nos ha deleitado con Solís, un país ficticio de América del Sur en el que encontramos una climatología de lo más variopinta. Gracias a su enorme extensión, poco más de 1.000 kilómetros cuadrados, podemos llegar a vislumbrar una tormenta a un lado del mapa mientras hace un sol tremendo justo en el otro extremo. Todo esto es gracias a Apex Engine, el nuevo motor gráfico que es capaz de crear un entorno dinámico e interactivo que nos permitirá explorar Solís a nuestro antojo.

Just Cause 4

La conducción es, por tanto, otra de las claves para recorrer este paraje. Ofreciendo una de cal y otra de arena, observamos como los coches se comportan a la perfección mientras las motos son algo más complicadas de manejar. Los primeros, de los que existen una enorme cantidad de tipos, se ajustan de manera excelente a cualquier tipo de usuario y condiciones mientras que el vehículo a dos ruedas es costosopoco práctico a la hora de realizar diferentes acciones. Por su parte, los distintos vehículos aéreos (helicópteros, aviones) o marítimos (barcos, lanchas) aportan una mayor variedad a la hora de elegir la manera en la que recorreremos el mapa.

La IA favorece y entorpece a partes iguales

Uno de los aspectos más criticables de Just Cause 4 es la IA. Esta, en ocasiones brillante y en otras insufrible, puede ofrecernos más de un quebradero de cabeza. Y es que, tanto en los aliados como en el ejército enemigo, es puro azar la eficiencia de la misma. Así, podremos estarnos enfrentando al mayor ejército que ha visto Solís como batallar contra un grupo de amigos con un par de pistolas. En la dificultad estándar, puede llegar a sorprenderte (a bien o mal) la habilidad de los enemigos. En ocasiones, he creído enfrentarme a troopers de Star Wars, mientras que en otras me las he tenido que ver con los soldados mejor preparados de La Tierra. Estos últimos, de hecho, son capaces de enlazar una serie de explosiones de la que te será imposible huir.

Just Cause 4

Además, se echa en falta diferentes elementos básicos de los títulos de acción, como las coberturas. Por otro lado, la IA aliada, si bien es cierto que no es la mayoría del tiempo, posee una torpeza infundada que dificulta el cumplimento de las misiones. Así, una acción tan sencilla como subirse a un coche puede llegar a ser un obstáculo insalvable para algunos de nuestros compañeros. Este es uno de los aspectos más a pulir en este título, ya que por cuestiones de azar del sistema se nos puede llegar a complicar en exceso cualquier misión que queramos acometer.

Misiones repetitivas que no casan con el sinfín de locura

La acción es la seña de identidad, junto a la locura de la misma, de la franquicia Just Cause. Por ello, con la inclusión de elementos tan disparatados como los globos sonda, esperábamos una mayor incitación por parte del juego a la explotación de distintas características. Pero, por desgracia, nos equivocábamos. Esta cuarta entrega es la que más libertad ofrece y a su vez la que menos nos invita a exprimirla. Además, las misiones dan la sensación de ser un calco continuo al enfrentarnos una y otra vez a las mismas situaciones.

Just Cause 4

Los disparos nos salvarán, sin contadas excepciones, de todas las situaciones que enfrentaremos durante la aventura. Al existir tantas característicasuna enorme variedad de estas, era de esperar que fuera el propio título quién te incitase a explotarlas todas y cada una de ellas. Sin embargo, Just Cause 4 se ve envuelto en un bucle ya que nos enfrentamos continuamente a los mismos desafíos. Además, para avanzar en la historia principal tendremos que llevar a cabo de manera obligatoria diferentes misiones secundarias que poco o nada aportan a la misma (más allá de avances técnicos para nuestro personaje). Sin duda, el nivel de las misiones ha resultado una decepción.

Los conflictos bélicos están a la orden del día

Como no podía ser de otra manera, en esta obra tendremos que batallar contra una organización criminal. Los Mano Negra, autores de diferentes crímenes que atemorizan a los habitantes de Solís, son los principales villanos de Just Cause 4. Rico Rodríguez, nuestro protagonista, promete liberar de su dolor y batallar en una lucha ajena en pro de la justicia social, motivo por el que (claro está, no iba a ser de otra manera) se decanta por ayudar al pueblo de Solís. Así, gracias a nuestro avance en la historia podremos fortalecer nuestros escuadrones para conquistar los distintos territorios del mapa. De hecho, esto será crucial en la historia.

Just Cause 4

Sin embargo, quizás siendo ya una costumbre en este título, nuevamente este apartado deja mucho que desear. Amén de una interfaz liosa que cuesta horas comprender, el conflicto bélico que está continuamente librándose llega a ser en ocasiones fastidioso a la hora de cruzar el mapa. Si bien es cierto que resulta espectacular que en el título exista un enfrentamiento continuo entre los dos bandos, no llegamos a sentirnos hasta bien avanzada la historia apegados a la causa por lo abrupta que resulta la decisión de Rico de ser de la partida.

Una cuarta entrega que cumple con alguna que otra sombra

Narrativamente, Just Cause 4 no es de los portentos de la generación. De hecho, tampoco pretende serlo. Con una apuesta clara por la acción alocada y desenfrenada, el título de Square Enix se limita a exprimir al máximo esta para así contentar a sus fans. Por ello, es una obra que gustará más a aquellos que ya conozcan la saga que a los nuevos usuarios que lleguen a la misma, amén del continuismo de este título en muchos de sus apartados. Así, cogiendo la fórmula de los anteriores y mejorando en algunos de sus apartados, da como resultado esta obra que nos deja más luces que sombras.

Just Cause 4

La banda sonora cumple, no pasará a la historia pero es partícipe a la hora de crear una atmósfera adecuada. Por su parte, el doblaje es un punto a favor ya que facilita la comprensión y el entendimiento a la hora de llevar a cabo las misiones. Por ejemplo, no nos será necesario leer mientras conducimos a casi 200 km/h. En tintes generalesJust Cause 4 nos ofrece una experiencia divertida con la que pasar un buen rato, si bien palidece a la hora de enganchar al jugador. La excesiva repetición en la misiones y la poca incitación a explotar los elementos alocados del juego terminan pasándole factura. Sin embargo, pese a estos contras, nos encontramos ante un título disfrutable que nos proporcionará decenas de horas de la acción más pura.

Este análisis ha sido realizado con un código digital para PlayStation 4 proporcionado por Bandai Namco.

The Good

  • Acción desenfrenada
  • El gancho
  • Manejo de coches, aviones y barcos
  • La magnitud de Solís

The Bad

  • Misiones repetitivas
  • La IA en ocasiones puntuales
  • Ausencia de coberturas
7

Written by: Abelardo

Estudiante de Filología Hispánica. Empecé con una Súper Nintendo y jamás dejé esta afición. Veo películas, y a veces leo, pero con la frecuencia con la que pasa un cometa.

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter