Nioh 2

By on on Análisis, 2 More
close [x]

Análisis – Nioh 2

Samuráis, ninjas y yokais

El auge de los soulslike parece imparable. Hace un par de años Sony se sacó de la manga un título exclusivo, Nioh, que nos trasladaba al Japón feudal y suponía una nueva vuelta de tuerca al género ideado por Hidetaka Miyazaki. El Team Ninja está de vuelta y hoy nos toca analizar Nioh 2, la secuela del celebrado título protagonizado por William que sirve de precuela de la obra original. 

Una época de guerras y yokais

Nioh 2 se emplaza en el período Sengoku, una época convulsa de guerras entre los diferentes territorios de Japón que finalizó con la unificación llevada a cabo por Toyotomi Hideyoshi. Evidentemente la historia original se ve aquí puesta al servicio del guión, en el que se introducen multitud de cambios y la aparición de los Yokai, los espíritus demoníacos clásicos del folklore japonés. Ciertamente la historia no es el punto fuerte de la obra, ya que sirve como mera excusa para llevarnos de un nivel a otro. 

La verdadera base de Nioh 2 se encuentra en su jugabilidad, que nos presenta un arsenal de armas amplio y variado, con los que además podemos luchar en 3 posturas distintas: la más alta nos permitirá hacer más daño, a costa de ralentizarnos y gastar más ki. La media es la equilibrada y la baja nos permitirá movernos más ágilmente pero causaremos menos daño. También disponemos de un amplio arsenal, aunque mayoritariamente heredado de la primera entrega. Las únicas nuevas incorporaciones son las hachuelas dobles y la guja, añaden más variedad al arsenal pero se siente una mera expansión.

Lo que sí es novedad es que en esta ocasión nuestro personaje es un cambiante, es decir, mitad humano y mitad yokai. Gracias a ello podremos equiparnos con un espíritu guardián de los 3 tipos disponibles. Cada uno de ellos ofrece una transformación única y un contraataque exclusivo que determinará en gran medida nuestra táctica luchando contra los yokai. Y es que el verdadero reto de esta entrega radica en estas criaturas típicas del folklore japonés, casi un híbrido entre fantasma y demonio, que nos pondrán en aprietos a lo largo de todo el juego. 

Su inclusión viene acompañada de ligeros cambios en el sistema de combate. En Nioh 2 cuando un enemigo se quede sin ki quedara totalmente expuesto a nuestros ataques (o nosotros a los suyos). Esto con los enemigos humanos es relativamente fácil -mención aparte su escasa inteligencia artificial los hace tremendamente débiles-, atacamos para romper sus defensas, esquivamos para cansarlo y en el peor de los casos nos defendemos cuando ya le quede poca energía. 

Sin embargo con los yokai es completamente distinto. Ellos, además de poseer una fuerza sobrenatural, no pueden recuperar el ki fuera de su mundo, pero apenas lo consumen al atacar. De esta forma la mejor manera de vencerlos es contraatacarlos con nuestro yokai cuando emitan un brillo rojo, lo que los dejará tremendamente expuestos. ¿Os habéis quedado con lo de su mundo? En muchas secciones el reino de los yokai se mezclará con el reino de los vivos, por lo que nos sumergiremos en una zona repleta de espesa niebla y poderosos demonios. Aquí nuestro ki se recuperará de forma mucho más lenta, mientras que el de los yokai apenas se consumirá. Todo un reto que nos obligará a eliminar a su líder para poder purgar la zona y seguir avanzando.

El último componente de la jugabilidad es el pulso de ki, mediante el cual si pulsamos R1 en el momento exacto tras finalizar un ataque o combo, recuperaremos parte del ki gastado, lo que nos permitirá continuar con la ofensiva. Atacar, esquivar, defender, contraatacar y recuperar la postura. El combate en Nioh 2 es rápido, ágil, preciso y muy complejo. Y justo estamos empezando con la explicación.

Desarrollo RPG estilo Diablo

Uno de los aspectos más complejos de Nioh 2 es el desarrollo de nuestro personaje. Conforme reunamos amrita podremos subir de nivel y mejorar diversas características de nuestro personaje. Además de ello, si conseguimos buenas armas podremos disfrutar de jugosas ventajas. También conforme vayamos luchando adquiriremos puntos de habilidad que podremos invertir en conseguir técnicas de combate en los dos estilos disponibles, Ninja y Samurái. Podremos desbloquear poderosos movimientos que ejecutaremos con una sencilla combinación de botones, siempre atendiendo a nuestra postura de combate. Por si fuera poco conforme vayamos familiarizándonos con las armas obtendremos también puntos de destreza para mejorar nuestra técnica con dicha arma y obtener nuevos movimientos.

Pero esto no es todo ya que Nioh 2 hereda de los Castlevania la posibilidad de conseguir poderes de los enemigos derrotados. De esta forma, cada vez que derrotemos a un gran Yokai conseguiremos su núcleo de alma, lo que nos permitirá absorberlo y realizar un movimiento especial característico de este yokai. La cantidad de núcleos de alma que podemos llevar dependerá de cuánta magia precisen cada uno, obligándonos a llevar una combinación equilibrada al ser los más fuertes muy demandantes de magia.

No estás solo

Nioh 2 es más benevolente con el jugador. A las tumbas rojas que podíamos encontrar en la primera entrega y que invocaban a un rival al que debíamos superar, en esta secuela se suman las tumbas azules que nos permitirán invocar al PJ de otros jugadores para que nos ayude a superar una zona o jefe concreto. Para poder invocarles necesitaremos copas Ochoko, un preciado objeto que podemos encontrar por el mundo pero, sobre todo, que conseguiremos si derrotamos las apariciones de las tumbas rojas de otros jugadores que han perecido en ese preciso lugar.

La casa del té oculta vuelve en esta entrega y nos permitirá unirnos a los diferentes clanes y participar en combates online en los que conseguir Gloria, que usaremos como moneda de cambio para hacernos con poderosos objetos y mejorar nuestro clan. Por último la oferta online se completa con La puerta Torii, que nos permitirá unirnos a otros 2 jugadores para realizar misiones en el modo expedición. En dicho modo los tres jugadores comparten una misma barra de salud por lo que la cooperación resultará clave.

Pocas novedades y mucho reciclaje

Si hay algo que me ha llamado la atención de Nioh 2 es que se siente más una expansión que un nuevo título. El control es prácticamente el mismo, la interfaz es idéntica a la primera entrega, y para colmo se han reutilizado multitud de assetts y enemigos del primer juego. Si a ello le sumamos la repetición hasta la extenuación de ciertos tipos de enemigos menores, o el reciclaje de jefes del primer título, nos topamos con que Nioh 2 es divertido de jugar pero puede terminar por cansarnos.

Todas las misiones siguen el mismo esquema, ir del punto A al punto B eliminando los enemigos y terminando la fase con un espectacular boss final. Personalmente esperaba que esta secuela profundizase con la fantástica base de la que partía, cosa que sí ha hecho, pero que también se atreviese a innovar, que fuera valiente y tomase nuevas vías. Se habla mucho de la influencia de Miyazaki en el género, pero desde From Software se dieron cuenta que la fórmula souls adolecía de síntomas de cansancio y en cada nueva IP introducían cambios sustanciales que variaban por completo la experiencia. Ahí tenemos Bloodborne que nos proponía un estilo de combate más agresivo o el mismísimo Sekiro, que reinventaba la rueda al hacer del parry su mecánica principal y transformar por completo su propuesta.

Esperábamos ver algo de eso en Nioh 2 y lo cierto es que la secuela peca de ser extremadamente continuista. Para quién no jugase la entrega original no hay problema, encontrará aquí un más y mejor de manual. Pero para quienes ya le sacaron todo el jugo al Nioh original quizá esta secuela no merezca el desembolso que supone.

Conclusión

Nioh 2 es un soulslike más que competente. A nivel jugable tiene una profundidad tremenda; la adición de los Yokai, tanto los enemigos como los que poseamos, le da una nueva dimensión al gameplay y lo convierte en un aprendiz a la altura de juegos de la talla de Sekiro o Bloodborne. Sin embargo su diseño de niveles no está a la altura de las circunstancias, su historia se nos cuenta de forma inconexa y poco hilada, y el reciclaje respecto a la entrega original es tremendo.

Más allá de todo eso, Nioh 2 es un juego excelente y una de las mejores opciones disponibles si buscas un soulslike divertido y profundo. Eso si, si ya jugaste a la entrega original quizá debas pensarte dos veces si te merece la pena.

Hemos realizado este análisis gracias a un código que nos ha facilitado Sony.

The Good

  • La jugabilidad se ha depurado hasta el extremo
  • Es el souls más profundo y con más opciones de combate
  • Tiene un muy buen rendimiento a 60fps
  • Campaña, misiones secundarias, modos online... más de 100 horas de juego

The Bad

  • El reciclaje respecto a la anterior entrega es clamoroso
  • La historia es una mera excusa, con un desarrollo torpe e inconexo
  • Las misiones siempre siguen el mismo patrón, es repetitivo
8
Avatar

Written by: Daniel Funes Castillo

Webmaster de Legión de Jugadores. Fanático de los videojuegos con 3 años, empecé con Super Mario World y desde entonces no he parado. Busco crear una comunidad abierta y tolerante dónde todos puedan participar y dar su opinión.

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter