RAGE 2

By on on Análisis, 7 More
close [x]

Análisis – RAGE 2

RAGE. Rabia. Ira. Furor. Quizás una palabra no había definido tan bien a un shooter como la obra de id Software y Avalanche Studios. Los primeros, expertos en juegos de disparos, vuelven a la carga con la secuela de aquella obra que tan bien funcionó hace ya ocho años y tras ocupar de nuevo el puesto que se merecen en lo más alto del género con aquel nuevo DOOM que sorprendió a todo el mundo. Los segundos, expertos en mundos abierto, se alejan de su saga estrella hasta el momento, Just Cause, pero sin olvidar sus raíces de acción desmesurada en forma de videojuego. Una colaboración con Bethesda como principal mediador que promete darnos un videojuego loco, desenfrenado y, sobretodo, divertido, muy divertido. Analizamos RAGE 2.

Dada la experiencia de cada estudio y viendo cada uno de los avances que hemos estado viendo sobre RAGE 2 durante los últimos meses, lo lógico era pensar que podríamos estar ante uno de los mejores shooters del año. Y lo cierto es que así es, aún sin ser un videojuego perfecto. Avalanche y id Software nos regala uno de los videojuegos más divertidos y adictivos que un servidor ha tenido el placer de probar durante todo lo que llevamos de generación. Palabras mayores, quizás, pero pocos FPS he disfrutado tanto como las más de 20 horas que le he dedicado a esta secuela esta última semana. Todo lo que rodea a RAGE 2 es furioso, lleno de ira, y con una rabia en su jugabilidad que contagia a cualquiera que se aventure de nuevo en el Yermo.

El último Ranger

La historia de RAGE 2 transcurre en el mismo mundo que el primero, pero 30 años después de la aventura de Nicholas Raine, protagonista de la precuela. También unos 100 años desde que el asteroide Apophis impactara contra La Tierra, devastando al 80% de la población del planeta a su paso y dejando un mundo sumergido en las más completa anarquía en forma de Yermo. Pero esta vez no nos pondremos en la piel de Raine de nuevo, sino de Walker, el último ranger (o última, ya que podemos elegir su sexo al principio de la partida) vivo tras el ataque del General Cross y la Autoridad a Vineland, volviendo así a la carga tras ser derrotados en la primera entrega.

La misión de Walker: derrotar a la Autoridad y vengar a sus hermanos caídos. Sin embargo, esto no será tarea fácil, y deberá poner en marcha el plan definitivo para matar a Cross con la ayuda de tres personalidades del primer RAGE. Junto a John Marshall, Loosum Hagar y el Dr. Kvasir tendremos que iniciar el Proyecto Daga.

RAGE 2 no se toma demasiado en serio a si mismo

Así, empieza una premisa bastante sencilla y que hemos visto ya miles de veces en el género. Y es que todo lo que rodea a la historia principal de RAGE 2 y su estructura es, sin ninguna duda, lo peor del juego. No me gusta empezar un análisis hablando directamente de los aspectos más negativos de la obra en cuestión, pero creo que es necesario para comprender qué es lo que propone lo nuevo de Avalanche y id Software. Como decía, tendremos que pedir ayuda a estos tres personajes por separado para poder iniciar el Proyecto Daga, haciendo misiones para cada uno de ellos -siendo todas las típicas de recadero- sin que éstas apenas tengan ningún tipo de interés en su mayoría. Además, llega un punto en las mismas en las que el juego nos obliga, literalmente, a hacer una serie de misiones secundarias que poco o nada tienen que ver con la trama principal para seguir avanzando.

Tampoco voy a ser un cínico y decir que todos vamos a jugar a una obra como RAGE 2 por su historia, pero el juego no intenta en ningún momento ser mínimamente interesante con lo que está contando y con todo lo que le rodea, desaprovechando una temática tan interesante como un futuro mundo post-apocalíptico. Podríamos definir toda la historia de RAGE 2 en una simple frase: una torpe excusa para seguir pegando tiros. Una frase que bien podría definir cualquier trama del género, como por ejemplo DOOM sin irnos más lejos. Éste tampoco se toma en serio a si mismo, pero dado su diseño no te llega a importar. En RAGE 2 sí, ya que te hacen dar vueltas por todo su mundo abierto con excusas muy pobres para darnos una historia que podemos completar en unas seis horas y que realmente no merece demasiado la pena. Cabe destacar también que si no habéis jugado al anterior no os hará falta para poder comprender lo que pasa en pantalla.

La diversión por bandera

Podríamos decir que todo esto convertiría a RAGE 2 en todo un desastre, de no ser por su jugabilidad. Creo que no me equivoco al decir que es el shooter en primera persona que más he disfrutado jugando desde la última obra de id Software. Palabras mayores, quizás. Pero es que el juego es endiabladamente divertido y adictivo. Es todo lo bueno que hizo DOOM en 2016 pero añadiéndole más poderes y mas dinamismo a nuestro personaje, con todo un mundo lleno de cosas por hacer y enemigos que reventar. Como es habitual tendremos nuestro arsenal habitual de armas como fusiles de asalto, pistolas, lanzacohetes y diferentes matabichos enormes que dan gusto sólo de verlos. Una selección que, sin ser demasiado amplia, cumple de sobra teniendo cada una dos tipos de disparos que dotan de cierta variedad a RAGE 2 (hay una pistola cuyas balas se pegan en el enemigo y si chasqueamos los dedos les prenderán fuego, como si de Roy Mustang de Full Metal Alchemist se tratara. Nada más que añadir)

Una variedad que se ve todavía mas incrementada con el uso de objetos y de nuestro siempre fiel Wingstick, el uso de poderes gracias a nuestro traje de Ranger y una habilidad definitiva que iremos recargando a medida que matamos a más y más enemigos. También podremos ir mejorando cada uno de estos aspectos en diferentes árboles de habilidades bastante completos que iremos desbloqueando a medida que avancemos. ¿Quieres mejorar ese arma que tanto te mola? Puedes. ¿Quieres mejorar tus opciones a la hora de lanzar los Wingsticks? Puedes. ¿Quieres mejorar esa habilidad que te es tan útil es combate? También puedes, y así con cualquier característica de la jugabilidad de RAGE 2.

Sé creativo, sé furioso

Todas estas pequeñas cosillas nos permitirán causar el caos entre nuestros enemigos en todo momento. Nos hará sentirnos la persona más poderosa del mundo. En RAGE 2 estaremos constantemente en movimiento, disparando, usando habilidades, lanzando granadas,… Tendremos a nuestro alcance una variedad a la hora de ser creativo jugando bastante importante, y ése creo que es el mayor punto positivo del juego. Aquí no todo es esconderse detrás de un muro y pegar tiros de vez en cuando. Aquí todo es impredecible, alocado y extremadamente divertido. En ningún momento nos cansaremos de jugar, un sentimiento que no muchos juegos consiguen crear en el jugador.

Avalanche y id Software nos pone al alcance de nuestras manos una serie de herramientas que podremos usar como queramos, ni más ni menos. Depende de nosotros la forma en la que afrontamos el enfrentarnos a ese enorme grupo de enemigos o a ese bicho gigantesco. Una loca variedad que hace de RAGE 2 un shooter único.

Domina el Yermo

Aunque Besthesda no forma parte del equipo de desarrollo de RAGE 2, parece que los de Todd Howard tienen una pequeña obsesión con los parajes del Yermo. Obviamente esto no es Fallout, pero al igual la saga de rol, aquí volvemos a un paraje post-apocalíptico de mundo abierto lleno de belleza y de cosas por hacer. Ya hemos comentado unos párrafos más arriba que en Avalanche son todo unos expertos en esto de los sandbox, con obras tan notables a sus espaldas como Just Cause o Mad Max. Y aquí nos dan algo bastante parecido a lo que pretendían en el segundo, con un terreno enorme que explorar junto a nuestro siempre fiel coche. También siguen mucho la estructura del primer RAGE, pero es obvio que han cogido ideas y experiencias de sus anteriores obras.

El Yermo, pese a no ser un mapa excesivamente grande, nos pondrá en todo momento en nuestras narices diferentes actividades por hacer. Algunas de las más típicas, como campamentos de bandidos, coleccionables o carreras de coches. Pero otras son bastante interesantes, como mazmorras con jefes opcionales o un coliseo en el que tendremos que aguantar distintas rondas de enemigos para vencer. Quizás RAGE 2 no ponga nuevas cartas sobre la mesa en lo que al género sandbox se refiere, pero sin arriesgarse nos da un mundo abierto que funciona y que nos tendrá pegados al juego durante varias decenas de horas hasta completarlo en su totalidad.

La belleza del caos

Un Yermo que además está lleno de color, con zonas con diferentes biomas y que da gusto inmortalizar en el Modo Foto que incluye el juego. Quizás técnicamente no sea un portento gráfico a estas alturas de generación, pero el uso que le da a los colores y la belleza de sus escenarios es digna de enmarcar en la mayoría de ocasiones. Un mundo post-apocalíptico en el que da gusto perderse con el coche para ver ese atardecer. Una belleza que ilumina un poco todo el caos que tiene a su alrededor.

Un mundo abierto que además tiene una optimización de 10 en PC, o por lo menos esa ha sido mi experiencia en un equipo con un procesador AMD Ryzen 1400 y una tarjeta gráfica GTX 1060. Con todos los ajustes al máximo el juego rara vez bajaba de los 60 fps con una resolución 1080p, incluso en las situaciones donde había muchos enemigos y explosiones. Con RAGE 2 los estudios vuelven a demostrar que ahora mismo son de los mejores optimizando los juegos para PC, y eso hoy en día es todo un logro que hay que destacar.

RAGE 2: luces de colores y sombras

RAGE 2 no es un juego perfecto, ni mucho menos. El diseño de su campaña principal y su trama dejan bastante que desear a estas alturas, con una historia intrascendente en todo momento que simplemente está porque tiene que estar. Su mundo abierto en general no se arriesga en ningún momento, dándonos cosas que hemos visto ya millones de veces en el género. Sin embargo, aún así el juego funciona. Funciona gracias a una jugabilidad que podríamos poner como lo mejor del año e incluso de la generación. RAGE 2 tiene muchas sombras, pero sus luces iluminan tanto que todo amante de los FPS encontrará aquí un dulce imposible de ignorar. Me es inevitable pensar que este juego podría haber sido mejor de lo que finalmente ha sido, pero mentiría si dijera que no me lo he pasado maravillosamente bien jugándolo, y creo que al final eso es lo que importa al final del día, incluso a pesar de sus fallos.

*Se ha realizado este análisis gracias a una copia digital de RAGE 2 para PC enviada por Bethesda España

The Good

  • Jugablemente es de lo mejor del género desde DOOM
  • Un mundo abierto lleno de cosas por hacer
  • El Yermo y el uso de sus colores
  • La cantidad de posibilidades que tenemos a la hora de jugarlo como queramos

The Bad

  • La historia principal y su estructura dejan bastante que desear
  • No se arriesga en ningún aspecto salvo en la jugabilidad
  • Como conjunto funciona, pero podría haber dado más de si
8
Rubén López

Written by: Rubén López

Videojuegos, cómics, cine y música. Es todo lo que necesito en este mundo. Redactor a tiempo parcial y amante de las buenas historias.

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter