Resident Evil 2

By on on Análisis, 4 More
close [x]

Análisis – Resident Evil 2

Parece que la ola de remakes y remasters está lejos de acabar. Muchas han sido las compañías que han aprovechado la coyuntura actual para traer a la actualidad grandes clásicos y tratar de revivir viejas franquicias olvidadas.

No todos han tenido la misma suerte y es que no todos los regresos se han llevado a cabo con el mismo mimo y cariño. Remasters como el de la duología de Shenmue o Burnout Paradise fueron simples puestas a punto técnicas, mientras que otras compañías como Activision pusieron toda la carne en el asador con los remakes de las trilogías de Crash Bandicoot y Spyro.

El caso de Capcom tenía muchos números para no salir bien. Resident Evil 2 fue un juego largamente laureado durante los más de 20 años que han pasado desde la entrega original en la primera PlayStation, por ello mismo su vuelta con mecánicas renovadas no convencía a todo el mundo. Afortunadamente Capcom ha sido conocedora del escepticismo ante su remake y ha cuidado con mucho mimo cada uno de los detalles de esta vuelta a los horrores de la saga.

Resident Evil 2 remake nos vuelve a llevar a la comisaría de Raccoon City, vuelve a ponernos en la piel de Leon S. Kennedy y Claire Redfield y vuelve a estremecernos con su fantástica mezcla de tensión y terror. En esta ocasión no hay cámaras estáticas, y nuestros protagonistas pueden moverse mientras apuntan, pero no por ello se ha perdido un ápice de la filosofía del original.

Un clásico imperecedero que vuelve con mecánicas renovadas, con ligeros cambios aquí y allá y que mejora, si acaso es eso posible, una obra de terror redonda cuyo genuino diseño mantiene el tipo dos décadas más tarde.

Un brote repentino

Todo empieza una aciaga noche en los albores de Raccoon City. Leon Kennedy, recién graduado en la escuela de policía, decide acercarse a la comisaría tras presenciar un ataque zombi, ya que según la radio es el último bastión de la ciudad. Al poco de empezar se cruzará con Claire Redfield, quien también quiere llegar a la comisaría para ver si su hermano Chris (protagonista del primer Resident Evil, junto a Jill Valentine) se encuentra bien.

Llegados a este punto las aventuras de nuestros protagonistas se bifurcan, de manera que el título ofrece dos campañas distintas que se cruzan en ciertos momentos y cuya conjunción nos revela el verdadero final del juego. La jugabilidad es prácticamente la misma, no se ha optado por ofrecer variaciones como sí vimos en Resident Evil 6 y sus múltiples campañas. Se agradece que mantengan la jugabilidad del original, cambiando simplemente la trama y algunas de las armas que se encontrarán por el camino pero bien es cierto que podrían haber sido algo más valientes en este aspecto.

Para los neófitos en la saga cabe explicar que la mecánica original de Resident Evil es simple pero desafiante. Juego en tercera persona, survival horror en el que la gestión de la munición y los botiquines es fundamental para lograr completar la partida. Los zombis son en su mayoría inmortales, no importa cuantas balas les metamos en la cabeza, solo un pequeño porcentaje de ellos morirán definitivamente. La mayoría de ellos caerá durante un breve lapso de tiempo para volver a levantarse.

Calcula bien tus pasos

Tampoco podemos despistarnos dejando puertas y ventanas abiertas, ya que nuevos zombis irán llegando, por lo que deberemos tapiarlas con los materiales que nos encontremos. ¿Qué supone estas mecánicas aplicadas a la jugabilidad? Que deberemos pensar y planificar con mucha precisión cada uno de nuestros movimientos. Los enemigos son inmortales, pero nosotros no, y la munición y los botiquines escasean, por lo que los paseos infructuosos no harán más que complicarnos aún más la vida.

Conocerse el mapa al dedillo, llevar el equipo justo y necesario -si llenamos el inventario tocará descartar cosas y perderlas para siempre- saber qué necesitamos en cada habitación y la disposición y estado de cada uno de los zombis con lo que nos toparemos. Si no vamos con sumo cuidado nuestra partida puede acabar antes de que nos demos cuenta, quedándonos sin munición ni botiquines y a 12 zombis de llegar a una nueva zona. Tocará reiniciar partida desde el principio.

Al menos se agradece que en el modo normal los guardados sean ilimitados -se conserva el sistema de guardado por tinta en el modo Hardcore-, pero como decíamos deberemos valorar si hemos sido lo suficientemente eficientes antes de guardar partida ya que ir escaso de munición a la siguiente zona podría suponer nuestro final.

Otro punto a favor que se mantiene es el de no ofrecer apenas pistas de qué necesitamos ni a dónde debemos ir. El mapa guarda los objetos que hayamos encontrado y no hayamos recogido, así como información de cajas fuertes, taquillas, PC etc. con los que podamos interactuar. Pero para descubrir las claves de acceso, dónde está la siguiente llave para abrir las puertas indicadas o esa batería que necesitamos para el detonador… deberemos explorar e investigar todos los documentos que encontremos. El juego premia en su justa medida que nos tomemos las molestias de indagar todos los recovecos del mapa, aunque no siempre la recompensa compensará el riesgo de ir a por ella, por lo que una vez más deberemos ser muy cuidadosos con los caminos que tomamos ya que una mala decisión puede suponer el fin.

Llegados a este punto conviene aclarar que las campañas de ambos personajes han aumentado considerablemente su duración, acorde a las tendencias actuales, por lo que completar todo el juego nos llevará unas 12-15 horas en la primera pasada sin pararnos demasiado a encontrar todos sus secretos. Pero no acaba ahí, ya que Capcom ha rescatado el modo 4º Superviviente para cuando completemos la campaña principal, en el que controlaremos a Hunk, un mercenario de Umbrella que deberá recorrer el mapeado en tiempo récord para hacerse con una muestra del virus. También vuelve Tofu, el trozo de comida más letal que jamás hayamos visto y una muestra más del cariño y el humor de Capcom con este remake.

Así mismo la compañía ha confirmado que próximamente llegará de forma totalmente gratuita Ghost Survivors del que hasta ahora se han ofrecido pocos detalles más allá de la inclusión de un modo roguelike y la posibilidad de controlar a personajes secundarios del juego.

Lúgubre opresión

Si algo hay que aplaudirle a Capcom -y hay muchas cosas que aplaudir en este remake- es el apartado técnico de Resident Evil 2. Valiéndose del genial RE engine creado ad hoc para Resident Evil 7, han conseguido brindarnos un apartado gráfico de auténtico infarto que juega a las mil maravillas con la oscuridad que impregna el mapeado. Y es que dicha oscuridad alberga peligro en cada esquina, lo que juntamente con un apartado sonoro de auténtico lujo -recomendamos encarecidamente jugar con auriculares 7.1- logrará ponernos los pelos como escarpias a cada nuevo paso que demos.

A los estremecedores sonidos de los zombies normales debemos sumarle el agudo rugido de los lickers, una bestia ciega pero con muy buen oído que deberemos sortear como buenamente podamos. Y la guinda del pastel es Tyrant, un gigante invencible que sirvió de inspiración para Némesis en Resident Evil 3 y que nos perseguirá por cualquier zona del mapa, incluidas las zonas seguras.

La oscuridad baña nuestros ojos mientras el mortífero silencio de la comisaría se ve roto por un rugido gutural de una grotesca bestia que nos acecha. Resident Evil consigue asustarnos no por los jumpscares clásicos del género -que alguno hay-, sino por la continua sensación de tensión a la que nos somete. No podemos permitirnos fallar una bala, debemos gestionar con astucia todo nuestro inventario y no podemos confiarnos en ningún momento ya que nuestro enemigo no puede morir y acecha en cada esquina. El juego puede terminar en cualquier momento y obligarnos a reiniciar. Auténtico survival horror.

Conclusión

Dicen que las obras maestras son atemporales, que conservan su etérea perfección por mucho tiempo que pase. Resident Evil 2 casi podría tratarse como tal. Este remake parte de la obra original, y sin dejar de ser fiel a ella, ejecuta ciertos cambios en mecánicas, puzles y algunas partes de la trama para adecuarlo a los tiempos modernos. Lo hace además sin romper la enfermiza y espeluznante atmósfera del original, cuya doctrina del terror y la tensión permanente cubre por completo un relato dantesco, una aventura que equilibra a la perfección el desafío de la supervivencia con la adicción del descubrimiento.

Todo ello aderezado con una renovación en su sistema de control, ahora más ágil, más intuitivo pero también por ello más difícil. No es perfecto, pues nadie negará que las partes de las alcantarillas o el laboratorio están muy por debajo en cuanto a diseño a la propia comisaría, centro neurálgico sobre el que gira la historia. Pero dentro de su imperfección logra destacar como una de las aventuras más opresivas, angustiosas y, a la vez, satisfactorias de completar.

The Good

  • La terrorífica atmósfera que se respira en todo momento
  • La continua sensación de peligro, un paso en falso puede ser el final
  • Los FX y el doblaje al español están a un gran nivel

The Bad

  • Algunos reflejos extraños y pequeños bugs gráficos
  • El enfrentamiento contra el cocodrilo ha perdido su gracia
  • Una vez se sale de la comisaría el nivel de la aventura baja drásticamente
9
Avatar

Written by:

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter