Sniper Ghost Warrior Contracts

By on on Análisis, 6 More
close [x]

Análisis – Sniper Ghost Warrior Contracts

Hay un dicho que dice que algunos nacen con estrella, mientras que otros lo hacen estrellados. La trayectoria de CI Games, un estudio polaco nacido durante la tempestad del año 2002, ha estado amparada en el rol militar, aunque también ha coqueteado con otros ámbitos alejados de las armas con el propósito de aumentar las arcas monetarias y así destinarlas al cumplimiento de sus verdaderos designios. Porque el auténtico corazón de esta compañía reside en su alma como francotirador al uso y para con la saga Sniper Ghost Warrior como principal portaestandarte.

Un veterano portaestandarte con más de diez años a sus espaldas, pues su primera entrega bajo el nombre de Sniper: Art of Victory data del año 2008, y cuya vida ha sido tan complicada como la de los francotiradores que han protagonizado cada una de sus entregas. Complicada porque han quedado relegados al olvido. Quizá porque su propuesta no invita a ser disfrutada por un público mayoritario, ni tampoco lo pretende, o bien porque ese otro público, mucho más devoto a dicha propuesta, ha propiciado un riachuelo de opiniones mixtas.

Eso ha provocado que el estudio polaco se replantease el devenir de su retoño en forma de franquicia a la hora de desarrollar este Sniper Ghost Warrior Contracts, el cual abandona la escala característica de la tercera entrega con una apuesta mucho más comedida ambientada en diversos lugares de Siberia. Una localización, conflicto armado mediante, para poner sobre la mesa la enésima enemistad para con Rusia.

El espacio de las infinitas posibilidades

A pesar del carácter de sus últimas iteraciones, la saga Hitman es un ejercicio perfecto sobre cómo presentar un escenario enorme con infinitas posibilidades. Su afán por depender de nuestro instinto, por poner a nuestra disposición todas las posibilidades para realizar el encargo y memorizar los patrones enemigos, hace que cada entrega derroche libertad por los cuatro costados. Porque esa libertad para sacar una pistola y lanzarnos directamente a por el objetivo, utilizar el sigilo como arma arrojadiza o dejarnos llevar por los distintos elementos que pueblan el escenario son solo algunas opciones, de las muchísimas que hay, dentro del mundo creado por la gente de IO Interactive.

Esta suerte de cara a cara con el Agente 47 no es algo baladí, ya que lo que nos ofrece este Sniper Ghost Warrior Contracts es una cara muy parecida mecánicamente hablando. Es decir, tendremos que valernos de una máscara, un puñado de armas con el rifle francotirador como principal protagonista, y unas pocas balas para abrirnos paso hasta el fin último: cumplir con nuestro contrato. Así es, Contracts toma para sí otra de las señas de identidad de Hitman a la hora de encarnar a nuestro personaje anónimo, el cazador, y dando sentido a la historia del mismo.

Y aunque puesta en perspectiva, la historia de Contracts no sea la gran cosa, sí que ofrece los suficientes elementos que justifican el porqué de nuestros actos.

Combate a larga y corta distancia

No creo que la intención de CI Games fuera la de desarrollar el simulador militar definitivo. Sin embargo, Sniper Ghost Warrior Contracts hace lo suficientemente bien los deberes como para presentarnos un acercamiento convincente sobre lo dura que es la vida de un francotirador. Mediante unos prismáticos que revelan la localización de nuestros enemigos y un sistema de puntería a través del cual tendremos que calcular la distancia del objetivo, así como la velocidad e intensidad del viento, tendremos que calibrar las opciones de forma manual para clavar una bala en la sien de nuestro enemigo.

Sniper Ghost Warrior Contracts

Por el contrario, tal vez los más impacientes prefieran un acercamiento más directo en caso de que calcular distancias requiera demasiada atención. Puede que no se trate de una opción recomendable en los niveles más altos de dificultad, pero Contracts tampoco la descarta. En realidad, la IA enemiga hace más concesiones de las necesarias en las distancias cortas. No tanto cuando nos separan cientos de metros y una mínima falla tiene muchas papeletas de desembocar en una alerta máxima.    

Ambientación bajo cero

Si la saga Crysis sigue siendo objeto de habladurías técnicas, fue gracias a las bondades del CryENGINE. Un hito en la historia reciente al que solo la empresa alemana Crytek ha sabido sacarle provecho desde su primera puesta en escena.

Por desgracia, el tiempo ha demostrado su poca manejabilidad; una suerte de caballo desbocado para con algunas desarrolladoras externas que se han visto superadas a la hora de representar su ambición, especialmente en las consolas de sobremesa. Una ambición todavía más manifiesta cuando han apostado por mundos abiertos y persistentes. Quizá sea esa la razón por la que los polacos de CI Games hayan abandonado una empresa, a todas luces imposible, en aras de abrazar escenarios abiertos, pero controlados.

Sniper Ghost Warrior Contracts

Sólo así ha sido posible que Sniper Ghost Warrior Contracts luzca razonablemente bien si nos apoyamos en el hecho de que estamos hablando de una producción modesta. Una producción con pequeñas regiones ambientadas en Siberia y que pondrán a prueba nuestras habilidades con el sigilo a golpe de efectos climatológicos. Eso, una recreación creíble de la vegetación, una puesta de sol espectacular y el agua como arma de doble filo. Una recreación creíble y todavía más patente cuando la naturaleza se hace a un lado para dar la bienvenida a las bases militares y los enemigos que hay en su haber.

La cara más oscura de Siberia viene representada por la presencia de varios errores gráficos que, a pesar del lanzamiento de varias actuaciones, todavía no han sido solventadas. En este caso, la aparición repentina de enemigos son los que se cobran un mayor protagonismo a lo largo de la aventura en aras de echar por tierra nuestra apuesta por el sigilo para así abrazar encuentros más cercanos y directos.

Memorias de un francotirador

La modestia es una virtud esencial que nos hace restar importancia a nuestros propios logros amén de reconocer todos los defectos que podamos albergar. CI Games, de forma modesta, es consciente de que no puede competir con los peces más grandes a tenor de sus limitaciones. Un conocimiento que ha resultado fructífero para con el lanzamiento de este Sniper Ghost Warrior Contracts. Su apuesta por primar la experimentación del jugador con escenarios bien estudiados y con muchas aproximaciones, lo convierte en una baza ganadora. Una baza capaz de liberar todo su potencial en pleno frío siberiano y hace que nos sintamos como auténticos maestros cuando nos hacemos a los mandos de un rifle francotirador.

The Good

  • Pese a tratarse de una producción modesta, ofrece una estampa visual agradable.
  • Varios escenarios con enormes posibilidades y múltiples aproximaciones.
  • Un acercamiento convincente sobre la vida de un francotirador.

The Bad

  • Algunos errores gráficos que empañan la experiencia de juego.
  • Una IA enemiga errática en distancias cortas.
7
Alejandro Serrador

Written by: Alejandro Serrador

Técnico superior en Desarrollo de Aplicaciones Web. Amante del cine y los videojuegos, especialmente en lo que a títulos de rol y terror se refiere. A veces me da por escribir cosas. También me puedes leer en Twitter desde @npofficialsite

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter