SuperEpic: The Entertainment War

By on on Análisis, 7 More
close [x]

Análisis – SuperEpic: The Entertainment War

¿Cómo será la industria del videojuego en el futuro? ¿Hasta qué punto habrá cambiado? ¿Viviremos realidades virtuales como las de Ready Player One o nos pegaremos la ostia con la previsión tecnológica como ya les sucedió a nuestros predecesores que nos veían a estas alturas viajando en patines voladores? La magia de la imaginación de nuestro posible futuro nos permite vivir profecías que, aunque posiblemente no lleguen a cumplirse nos permiten disfrutar de algo entretenido o en ocasiones parodiar nuestra propia realidad. Esto último es lo que ofrece SuperEpic: The Entertainment War y de lo que vamos a hablar en su análisis. Un juego que junto a Yuppie Psycho y The Outer Worlds forma un triunvirato anticapitalista este 2019

análisis superepic

En un futuro muy, muy lejano

Bueno, en realidad no tan lejano. Es el año 2084 y la industria del videojuego ha quedado bajo el control de una única empresa RegnantCorp. Gracias a una serie de fusiones, opas hostiles y demás herramientas del neoliberalismo han conseguido acerse con la totalidad del mercado. Y con ello poner en práctica una serie de malas praxis para someter a todo su público a su voluntad a través de juegos estúpidos y sistemas de monetización abusivos.

Nuestros protagonistas son Tan Tan y Ola, un mapache y una llama que deciden meterse de lleno en la sede de RegnantCorp. para terminar con su férreo control de la industria. En su camino se toparán con otros tantos animales antropomórficos, especialmente cerdos, que representan a los trabajadores de la propia RegnantCorp.

análisis superepic

Y oye, me gusta el planteamiento. La industria del videojuego lleva tiempo derivando en un sistema de depredadores donde los grandes estudios lo son cada vez más y los pequeños pelean para subsistir. Un sistema donde la monetización, loot boxes y las mecánicas de adicción están al orden del día. Me encanta que se ponga el foco de atención sobre estos temas y vaya con la cara por delante como para representar a estos como cerdos.

Pero aun así se siente un poco vacío. La parodia se basa en distorsionar este factor de nuestra realidad y llevarlo a un límite, pero aquí no lo aprovecha para darse un espacio a la reflexión o autocrítica. En cómo podrían cambiar las cosas, aunque fuera solo dando algunas pinceladas. Tan Tan no deja de ser un jugador «retro» que muestra algunos prejuicios por los nuevos juegos. Y lo puedo entender, porque la situación está llevada al límite y la población ha sido adoctrinada por RegnantCorp. pero incluso al final el juego se niega a admitir algún cambio. El mensaje es que la industria es una apisonadora y que la resistencia solo puede seguir siendo eso, una resistencia frente a la maquinaria sin posibilidades de dar la vuelta a la situación.

Venga móvil, sal a bailar, que tú lo haces fenomenal

Afortunadamente SuperEpic no se queda ahí y nos ofrece algunas perlas extras. La primera de ellas en forma de minijuegos de la propia RegnantCorp. A lo largo de la aventura nos encontraremos con diversos paneles que nos mostrarán códigos QR. Estos nos servirán para desbloquear con nuestro móvil varios minijuegos. Todos ellos versiones de algunos clásicos como Bubble Bobble o Canabalt pero con el toque de juego móvil de RegnantCorp.

Estos minijuegos son opcionales, pero descubrirlos y superarlos nos desbloquearán diversas ayudas como dinero o consumibles. Una buena decisión para aquellos que no puedan jugar con el teléfono al lado. Aun así recomendable porque se integra a la perfección con nuestra historia. A lo largo del juego Tan Tan critica en varias ocasiones a los diversos trabajadores de RegnantCorp. Los acusa de hacer juegos sin alma o directamente malos. Y estos responden sobre cómo hemos acabado jugándolos en nuestro paso por el juego.

análisis superepic

Esto integra a la perfección el mensaje más importante del propio juego, el poder del videojuego como medio de masas. Aunque no nos entusiasmen los minijuegos, lo cual es difícil porque no dejan de ser esquemas conocidos y lo suficientemente breves como para no aburrir, pero dejando espacio para respirar, acabaremos entrando en todos ellos porque así somos. Los jugadores hemos evolucionado junto a las tendencias y una de ellas es característica de los metroidvania, el completismo.

Si queremos desbloquear el 100% tendremos que superarlos y vamos a entrar directamente en su juego. SuperEpic sabe comprender la tecnología actual y nos ofrece un juego multipantalla. Que sabe que podemos jugar al mismo tiempo que estamos pendientes del móvil o viendo/escuchando algo de fondo. El consumo ha cambiado radicalmente y hasta la televisión nos invita a ver los programas mientras twitteamos. Y desde Undercoders han sabido verlo y aprovecharlo.

Metroidvania Combo Plus

Pero llevo yo un rato aquí desvariando en mis movidas y todavía no he mencionado nada sobre la jugabilidad. SuperEpic es un metroidvania, con todo lo que ello conlleva. Exploración de espacios, diversas habilidades que ir aprendiendo para poder avanzar por lugares antes bloqueados y tal. La base de la fórmula es de sobras conocida y han sabido aplicarla con bastante acierto, sobre todo en lo referente al combate.

Tan Tan cuenta con tres tipos de golpes. El normal horizontal, que puede hacer varios golpes. Uno vertical ascendente y uno descendente que rompe bloqueos. Lo gracioso del sistema es cómo podemos encadenar diversos golpes para hacer combos largos. Es posible elevar a un enemigo con un golpe ascendente, saltar y con uno descendente lanzarlo contra el suelo, lo cual no hace especialmente más daño, pero visualmente mola un huevo. También podemos lanzarlo arriba y acosarlo para que no toque suelo.

bojack caballohombre

Este sistema nos invita a ser muy agresivos, pero siempre tendremos que jugar con cuidado. La variedad de enemigos es bastante amplia y cada uno tendrá su patrón. Por separado no suponen amenaza alguna pero cuando se acumulan puede ser un dolor de cabeza. Si recibimos un golpe salimos despedidos y esto puede encadenarse con recibir otro golpe, y otro, y otro. Así que más nos vale andar con ojo. Tampoco es que sea extremadamente difícil ya que con el equipo adecuado recibiremos poco daño, pero puede ser frustrante convertirse en una pelota de tenis para el enemigo.

En cuanto a diseño visual los enemigos son vistosos y fácilmente distinguibles, además de entrañables. Donde falla un poco más es en el diseño de niveles con algunos espacios repetitivos y donde se habría agradecido una mayor variedad de fondos para evitar esa sensación.

Un juego competente con buenas ideas

En conclusión, SuperEpic tiene buenas ideas que, aunque no termina de desarrollarlas del todo las asienta sobre una base jugable muy sólida. El juego tiene una duración de unas 8-10 horas, más que suficiente. Pero también añade un modo roguelike adicional para aquellos que quieran más. La banda sonora está acertada en todo momento, pasando del ritmo acelerado del principio a diversos temas a medida que el escenario cambia y sabiendo dar respiros en los momentos adecuados. Además de regalarnos una preciosa canción de créditos. Undercoders desde luego un equipo competente y que quitando algunos fallitos sabe hacer las cosas bien.

Pero también es un equipo con cosas que decir. Ya no solo respecto a su historia, también con otros elementos. La inclusión de los minijuegos con el móvil son una puerta al multipantalla y se acabará viendo en otros juegos en el futuro. El acierto de incluir diversos cameos o incluso algunos objetos cuya descripción nos arrancará una carcajada. Y llamadme infantil, pero caer en cuenta de que los tres personajes que nos ayudan haciendo las funciones de tiendas son tres cerditos y tienen nombres de vientos en catalán me arrancó una sonrisilla.

edu verz

Si os gustan los metroidvania, desde luego este es un juego para vosotros. Pero si como a mí también os gustan los experimentos es una oportunidad de probar este girito a una fórmula ya conocida. Eso sí, armaros de paciencia. Porque a la persona a la que se le ocurrió poner una puerta que necesita una llave detrás de otra puerta con llave se merece pasar la eternidad en las mazmorras de RegnantCorp.

Este análisis se ha realizado gracias a una copia digital para Nintendo Switch de SuperEpic: The Entertainment War enviada por Undercoders.

The Good

  • Un metroidvania bien ejecutado
  • La música está al nivel de que se te clave en la cabeza y no te la quites en días
  • El combate es fluido e invita a jugar agresivo y hacer combos
  • Los cameos y referencias
  • Los minijuegos QR
  • Ir montado el llama...¿qué queréis que os diga? Soy humano

The Bad

  • El diseño de niveles es mejorable
  • Podría "mojarse" algo más con el tema principal de la historia
  • El mapa es un poco caótico y en ocasiones marea más que ayudar
8
Jaume Alto

Written by: Jaume Alto

Comunicador audiovisual y productor eventual. Aficionado enfermo a los videojuegos, cómics, juegos de rol, cine y otros tantos hobbies que acaban con mi cartera. En twitter @jaume_alto

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter