The Friends of Ringo Ishikawa

By on on Argumento, 4 More
close [x]

Análisis -The Friends of Ringo Ishikawa

Había escuchado sobre The friends of ringo ishikawa hace cosa de un año. Esa clase de juegos que apuntas en una libreta o en una lista y de los que pierdes la pista a causa de la vorágine de lanzamientos; aunque también tiene en cuenta que no suelo jugar en pc, y mis ganas de engrosar la lista de Steam de ‘’juegos interesantes que dejo instalados pero luego nunca toco’’ son ínfimas. Con el lanzamiento en Nintendo Switch llegaron energías renovadas. ¿Qué tiene este juego de 16 bits sobre adolescentes problemáticos para que capte mi atención, no una, si no dos veces? Bueno, Crows sería una buena explicación; aquel manga de Hiroshi Takahashi . Lo otro, un aire a desapego, la crisis que todos sufrimos en la adolescencia porque el futuro era, y es, incierto, escoger que vas a hacer a lo largo de tu vida, quien vas a ser.

The Friends of Ringo Ishikawa: puños inconformistas

Ringo Ishikawa es un pandillero, un rebelde, un Yanki. Este término, acostumbrado a verse en la comunidad americana y usado de forma despectiva tiene una definición totalmente distinta en Japón. Pese a que su origen se debate (en este texto de Axel Preuss-Kunhe se explica de una forma excelente) los Yankis eran, son, jóvenes japoneses que, influenciados por obras como Rebelde sin causa, se apropiaron de la apariencia macarra, el tupé y la chupa de cuero, o la modificación de los uniformes estudiantiles, para obtener un estilo propio. Vándalos que se apartan de la rectitud y colectividad de la media por descontento, siguiendo el camino del héroe moral. Te pego, pero no muy fuerte, y nunca a un compañero de clase, pues representas al instituto, por poco que eso te guste.

Crows

Un tópico que los lectores de manga y ficción asiática reconocerá al instante. Un ejemplo contemporáneo podría ser Sun Ken Rock, manga del autor Boichi. La historia de como un nini asciende en el mundo del crimen organizado según su propio código moral, ajeno a la ley pero sin dañar al que no lo merece, según sus reglas.

Yankis japoneses

En esta género es común el uso de una representación del colectivo social como una masa ajena a la ética, la elección de la normalidad y el desplazamiento del marginado. Aquí, The Friends of Ringo Ishikawa consige lucirse con una ventaja impresionante. Un juego de puñetazos a estudiantes, si. Pero también de la amistad, del descontento social y del ostracismo voluntario, de conocerse a uno mismo.

We
live in a society

The Friends of Ringo Ishikawa comienza con una pelea al atardecer entre varios institutos, pero aunque a primera vista esto parezca un beat’em up callejero heredero de la NES su similitud lo acercaría a Yakuza, aunque la experiencia que más me ha recordado, con erótico resultado, ha sido a la de Persona. Entre nuestros queahaceres podemos encontrar el arte de partirnos las caras, obviamente. Pero también tenemos a nuestra disposición un amplio repertorio de acciones propias de un joven ansioso que aportan todos los prismas de la experiencia jugable y narrativa. Leer, ver películas, ir al Burger, estudiar, socializar con tu banda de macarras adolescentes. Aquí entra la experiencia Persona. El tiempo es finito y el reloj nunca para, por lo que tenemos que decidir a qué vamos a dedicar nuestro tiempo, o si no vamos a hacer nada en especial, mirar al aire, comer techo le llaman.

La maravillosa forma de hacerte partícipe es la libertad. Libertad para hacer exactamente lo que quieras. ¿Quieres pasarte todo el martes en casa viendo películas y darte de zurras en el parque por la noche? Perfecto. Aunque para poder ver películas necesitarás dinero, tanto para cintas como para la televisión. Puedes apalizar a tus enemigos y quitarles el dinero del bocata, te harás más fuerte y serás el rey de los institutos. O, puedes estudiar, si apruebas con nota los exámenes del sábado y atiendes en clase te dan 10000 yenes para poder comer caliente. Incluso puedes trabajar, el propietario de la tienda de Vhs es majo. Ahora bien, los horarios son los horarios y perderás tiempo de clase.

Take
Your Time

A la hora de socializar y avanzar en la historia, si se le puede llamar así, se ajustan las mismas reglas. Los eventos se sucederán si estás en el lugar indicado a la hora indicada y solo si estás en el día adecuado; sin posibilidad de una agenda, un marcador o repetir conversaciones, y si quedas con alguien en un lugar y a una hora pero no vas porque te han partido la cara los del insti de al lado, pues esa persona se va a enfadar. Todo un drama, como acompaña a esta clase de historias. Los personajes, en su mayoría estudiantes renegados, son estoicos y de pocas palabras, que transmiten sus emociones a través de sus puños, mofándose, en ocasiones con un toque que baila entre lo rancio y la ironía, de aquellos que se abren a los demás.

The friends of ringo Ishikawa

Hay un segmento en particular, de como uno de los miembros de la pandilla comienza a estudiar teatro porque quiere gustarle a una alumna de la escuela. En mi partida, este personaje no estaba disponible para añadirlo al grupo antes de ir a pegarnos tortas y no podía encontrarlo, más que nada porque estaba ensayando la obra. El resto de la gang, jerga juvenil para pandilla, se mofa de el por escoger ese pasatiempo. Aunque tras el golpe inicial lo apoyan en su empresa y lo animan a seguir estudiando, pese a que el piense que se rien de el.

Al final de ese segmento, Ringo pasa la tarde con el y de camino a casa se encuentran con la chica del teatro enrollándose con uno de los amigos de Ringo, provocando un momento tenso e incómodo.

Drama adolescente

Este suceso desencadena la falta de asistencia del estudiante de teatro, ya no solo delincuente juvenil si no también de corazón roto. Una muestra de que pese a que el juego se llame Los amigos de Ringo Ishikawa aquí cada uno tiene su vida, dentro y fuera de la banda; una excelente forma de desarrollar personajes y hacer desatacar su importancia: mediante su ausencia. Otra vez, en nuestras manos tenemos la libertad de hacer lo que queramos. Podemos interesarnos por, al fin y al cabo, nuestros amigos. Y en caso de hacerlo seremos recompensados con diferentes tramas, algunas bastante interesantes y todas ellas con el tema de la falta de objetivos en la adolescencia que rodea constantemente la partida.

Porque a la hora de la verdad The friends of Ringo Ishikawa no es un juego de mundo abierto al uso, ni una historia narrativa; no hay una trama central como en Yakuza o Persona. Aquí hay personajes, principales y secundarios, que se van abriendo conforme interactúas con ellos -a falta de una segunda partida donde pueda ver las variaciones- y pueden dejar de hablarte si no tienes nada de que hablar; caso ejemplar el de una compañera de clase que habla de literatura, pero que no habla de nada si no lees. Basicamente porque ella es una buena estudiante y Ringo es un macarra.

Objetivos en la vida

Quizás una pega, en opinión colectiva, pese a que la apoye totalmente, es la falta de objetivos. No literalmente hablando si no en el sentido técnico. Las primeras horas pensaba que estaba haciendo algo mal, que no activaba eventos o que tenía que ir a cierto lugar. En un punto en concreto, cuando me levanté a las cinco de la mañana y me encontré al antiguo profesor de karate en un descampado para darme una moralina de la vida, empecé a comprender el mojo del asunto. Pero hasta ese momento me rodeaba una sensación de incertidumbre, de estar haciendo algo mal, o de no hacer nada en absoluto.

the friends of ringo ishikawa

Quiero pensar que esta es la intención del estudio. Al fin y al cabo estamos hablando de un juego que tiene botones contextuales para realizar movimientos extremadamente costumbristas -como encenderse un cigarro y apoyar los brazos en el balcón de casa con la mirada perdida o sentarse en el suelo arenoso del parque con los amigos- y me parecería extrañísimo que no quisiesen transmitir lo mismo mediante sus mecánicas.

Quiero disculparme con Ringo por no haberlo descubierto antes; al igual que los yankis de ficción es duro y obtuso en el exterior, pero al igual que la piña, por mucho que le pese a algunos, en el interior se encuentra una auténtica joya; una recomendación sin miramientos.

The Good

  • El desarrollo de personajes de Ringo & Cía
  • Ejemplar transmisión del tema del juego mediante jugabilidad
  • El botón contextual permite muchísima expresión de personaje en solo 16 bits
  • la banda sonora acompaña todos y cada uno de los momentos perfectamente
10
Avatar

Written by:

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter