Shenmue II

By on on Análisis, 9 More
close [x]

[RetroLegión] Análisis – Shenmue II

Hace casi dos semanas os trajimos el retro análisis de Shenmue, la obra de Yu Suzuki que cambió toda la concepción de la industria del videojuego. Y hoy, a 1 día de la salida de la tercera entrega, queremos brindar nuestra visión del segundo título numerado de la saga 18 años después de su salida. Lanzado originalmente para Dreamcast y Xbox, apareciendo en esta última consola por la coalición entre Sega y Microsoft que tantos títulos brindó al sistema americano, Shenmue II supuso un regalo para los fans y una manzana envenenada para la compañía. Si ya la primera entrega fue ambiciosa y generó pérdidas millonarias, con esta segunda parte Sega terminó de cavar su propia tumba, brindándonos como uno de sus últimos actos de servicio una obra antológica que, casi dos décadas después, será continuada en poco más de 24 horas.

Shenmue II análisis

Shenmue II cuantifica todas las virtudes de su predecesor

Uno de los mayores puntos positivos de Shenmue II es que no tardaremos en darnos cuenta de todas las mejores que ha implantado respecto a la anterior entrega. De hecho, y no exagero en absoluto, tomaremos conciencia de manera prácticamente instantánea. Así, contando con un novedoso sistema de mapeado y marcado del mismo, nos será mucho más fácil orientarnos en este título que en su predecesor. Y, si bien es cierto que Shenmue contaba con varias localizaciones y el increíble magnetismo de cada una de estas, en esta continuación de Yu Suzuki veremos cómo el mapa se incrementa hasta límites que nuestro alcance solo podía imaginar. De hecho, Shenmue II supera en cada ámbito de este apartado al original, ofreciéndonos ciudades más grandes y pobladas, repletas de NPC’s con los que interactuar y pasatiempos a los que dedicar un sinfín de horas.

Shenmue II análisis

Así, se introducen nuevos desafíos de corte más callejero, como podrían ser los combates de pulso o los retos concretos contra ciertos personajes. Además, nos toparemos con que una de las mejores maneras de ganar dinero será apostando a los dados, dotando así Suzuki a esta entrega de un toque mucho más pícaro con cierta dosis de vandalismo, gozando de una enorme importancia todo lo que sucederá en los suburbios que recorreremos de Hong Kong. Con este giro de tuerca, el director nipón consigue unirnos aún más a Ryo Hazuki, protagonista de la historia, haciéndonos partícipes del viaje de este y su comportamiento al encontrarse de golpe y porrazo con personajes que serán capaces de todo por buscarse la vida, distando mucho así de la cultura y forma de ser nipona.

Cada localización goza de su propia e inigualable atmósfera

Por supuesto, junto al combate (que ya desarrollaremos más adelante), la magia de Shenmue reside en los barrios que recorremos, mostrándose continuista en este aspecto respecto a la primera entrega. Así, si en la obra original vagamos por diferentes parajes japoneses cargados del folklore del mismo, en este título nos trasladaremos hasta China y viviremos in situ todas las consecuencias de la decisión de Ryo. De esta manera, atrás queda el hogar y todo lo relacionado con el mismo: las calles que recorrimos una y otra vez, los amigos que hicimos durante la primera entrega, los rincones cargados de recuerdos, los salones recreativos, las tiendas… Nada de aquello volverá a aparecer en Shenmue II.

En su lugar, Ryo se enfrascará de lleno en Hong Kong, topándose con gente que debe sobrevivir al día a día de los barrios chinos llevando a cabo las acciones que sean necesarias. Además, conocerá a una nueva serie de NPC’s que distarán mucho de los presentados anteriormente, mostrando así la diferencia de culturas entre dos países tan próximos como China y Japón. Así, mientras los vecinos y amigos de la primera entrega eran mucho más cercanos y familiares, todo ello aupado porque se trataba del mismo núcleo de personas que vagaba entre barrios, en Shenmue II nos daremos de bruces con bandas callejeras, vividores, estafadores y gente de demás calaña. Aunque, cierto eso, también hay lugar para todos esos amigos que Ryo irá haciendo por el camino, quedando intacto el factor humano que siempre ha caracterizado a la saga.

Ryo Hazuki comienza a gozar de cierta credibilidad

Si bien la obra original nos mostró los dos primeros capítulos de la aventura del protagonista, esta secuela nos llevará a recorrer el tercero, cuarto y quinto de un total de once que Suzuki tiene programados. Con la venganza como motivo principal de su viaje, Hazuki se embarcó rumbo Hong Kong, dejando atrás toda su vida en Japón para perseguir a Lan Di, el asesino de su padre. Así, en Shenmue nos topamos de lleno con un personaje cargado de conflictos morales, un protagonista que no dudaba en cruzar ciertas líneas en pro de conseguir su objetivo. Y, si bien muchas veces se mostraba correcto y respetuoso, en otras ocasiones era osado e imprudente, motivo por el que se embarcó en más de una pelea que no tenía que disputar.

Con el lanzamiento de Shenmue II, título que cronológicamente sucede de manera casi inmediata, contemplamos un Ryo Hazuki continuista que avanza junto con la historia. De primeras nos encontramos con el mismo personaje que conocimos en la entrega original, un joven motivado por la venganza que avanza moral y sentimentalmente a la vez que recorre nuevos caminos. Y, según proseguimos la historia, iremos notando cierto cambio cálido en Ryo, observando como vuelve a preocuparse por las personas que le rodean, dejando a un lado esa personalidad fría y carente de humor que conocíamos. Así, viviremos junto a nuestro protagonista el avance que este realiza, llegando incluso a sorprendernos ciertas decisiones que, claro está, no habría tomado en la obra original.

El combate mejora hasta imponerse como el aspecto más divertido del juego

Naciendo como un RPG de Virtua Fighter, una de las sagas estrella de Sega, estaba claro que el combate iba a ser una de las principales armas de esta franquicia. En el primer Shenmue vimos los cimientos de una visión con mucho futuro, puliendo en esta segunda entrega la mayoría de fallos presentes en el título original. Así, una introducción tan simple como la vitalidad del enemigo dota de mayor realismo a las batallas, pudiendo ser conscientes al fin de cómo están afectando nuestras acciones al rival. Este, uno de los aspectos más criticadas de la primera entrega, fue solapado en la segunda y es uno de los elementos más celebrados. Además, el añadido de peleas en primera persona, si bien cuenta con ciertos fallos, resulta un punto interesante de cara a dotar de mayor variedad a la franquicia.

Por su parte, el estilo de lucha de Ryo sufrirá algunas modificaciones, aprendiendo nuevas técnicas pertenecientes a estilos totalmente diferentes al suyo. A través de diferentes maestros, nuestro protagonista perfeccionará una forma de combate variada y equilibrada, ofreciéndonos la obra de Suzuki una enorme cantidad de movimientos con los que nos podremos desenvolver sin caer en la monotonía. Además, a través de minijuegos o momentos de la historia, nos toparemos ante diferentes combates que serán de lo más divertido que ha ofrecido la franquicia, destacando por el reto que suponen o las diferentes posibilidades con las que contaremos para afrontarlos.

Algunos homenajes consiguen solapar ciertos errores de diseño y jugabilidad

Aunque, como no podía ser de otra manera, Shenmue II cuenta con algunos fallos que, si bien por lo general no afectan al cómputo global, algunos están presentes desde la primera entrega. El control, que se mantiene algo tosco en el movimiento, varía la funcionalidad de los botones, cambiando por completo algunas situaciones que antes resultaban tremendamente intuitivas. Por su parte, los siempre polémicos Quick-Time Events, que cuentan para la ocasión con una nueva variante, continúan dando fallos en ciertos compases del juego, pudiendo fastidiar la experiencia obligándonos a repetir una y otra vez la misma fase hasta terminar aprendiéndonos de memoria la secuencia.

A su vez, la novedosa cámara en primera persona, presente en momentos puntuales del juego, es a la vez un error y un acierto. De esta manera, si bien en combates resulta algo liosa, para movernos por la ciudad o llevar a cabo algunas misiones supone el ángulo perfecto que nos ayudará a desenvolvernos sin problema alguno. Además, Shenmue II cuenta con claros homenajes a otras franquicias históricas, como el ya mentado Virtua Fighter (algunos enemigos contarán con estilos vistos en esta saga) o Metal Gear Solid, la obra de Kojima que revolucionó los títulos bélicos tres años de la salida de esta obra. De hecho, la referencia al juego de Konami es tan clara que no tardaremos ni 5 segundos en percatarnos de esta.

Larga vida a Shenmue

Habiendo vivido el viaje completo de Ryo por Japón, con Shenmue II el periplo se amplía hasta Hong Kong. De hecho, va incluso más allá, pero con títulos de este índole hacer spoilers de cualquier tipo es una auténtica pena, invitando desde aquí a cualquier interesado en la franquicia a sumergirse en un viaje que, seguro, les resultará único. Esta secuela consigue mejorar en todo a la obra original, contando con algunos leves fallos que no llegan a ensuciar la experiencia. Así, Yu Suzuki logró llevar más allá un título que ya era antológico, maximizando cada aspecto que enamoró a los jugadores y ofreciendo un título que consiguió marcar a aquella generación que lo jugó.

Casi dos décadas después, más concretamente 18 años, conoceremos en menos de 24 horas el devenir de Ryo Hazuki. Tras esta larga espera y muchas preguntas sin responder, Yu Suzuki nos brindará con Shenmue III una experiencia que él ha calificado como continuista, afirmando que no será lo último que veamos de la franquicia siempre y cuando está cumpla con las expectativas depositadas y rinda bien en ventas. De momento, pase lo que pase, Suzuki hizo historia ofreciéndonos dos de los mejores títulos de una industria con más de cincuenta años a sus espaldas.

The Good

  • La enorme variedad en los combates
  • La mejora en cada uno de los aspectos
  • Las nuevas y pobladas localizaciones
  • El avance personal de Ryo Hazuki
  • La excelsa banda sonora

The Bad

  • Controles algo toscos
  • Quick Time Events, en ocasiones, mal implementados
9

Written by: Abelardo

Estudiante de Filología Hispánica. Empecé con una Súper Nintendo y jamás dejé esta afición. Veo películas, y a veces leo, pero con la frecuencia con la que pasa un cometa.

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter